Últimas noticias:

Reestructurar el IMSS y fortalecer sistema de pensiones

En México es necesario atender las señales de agotamiento del Instituto Mexicano del Seguro Social y es necesario reforzar el sistema de ahorro para el retiro, para que los trabajadores mexicanos que iniciaron su laboral después del segundo semestre de 1997 puedan elevar sus aportaciones y recibir mejores pensiones.


Análisis Social


El ahorro para el retiro no tiene que ser una carga fiscal; busquemos esquemas para que el gravamen en beneficio del trabajador pueda ser deducido por la empresa, y que el gobierno destine esos recursos a fortalecer el ahorro de largo plazo.

El Instituto Mexicano del Seguro Social vive una de las etapas más delicadas de su historia, a causa de la carga que le representa su propio régimen de jubilaciones y pensiones para sus trabajadores, que tan sólo este año significará un costo de 64 mil millones de pesos.

El Instituto ya agotó el Fondo Laboral para pagar las jubilaciones de sus propios trabajadores, por lo que ha tomado recursos del Seguro de Enfermedades y Maternidad, que son para financiar servicios médicos y prestaciones a los 42 millones de derechohabientes del Instituto. De mantenerse la estructura actual, se corre el riesgo de que el Instituto se colapse.

Es preciso actuar ahora que el bono demográfico se está agotando y la esperanza de vida de los mexicanos es mayor. La pirámide poblacional se está modificando: mientras en 1990 por cada pensionado había 14 personas trabajando y cotizando, en el 2050 la cifra se reducirá a sólo cuatro personas que cotizarán por cada mexicano pensionado.

Es necesario mejorar nuestro sistema de pensiones, que es una de nuestras fortalezas como país, pero que hoy estamos desaprovechando. 

Estamos en una etapa de transición y el reto es para los trabajadores del régimen de Afores que entró en vigor a partir del 1o de julio de 1997, cuya mayor proporción es de trabajadores entre 25 y 30 años de edad, y sólo aportan el 6.5% de su salario base de cotización, es decir casi la mitad del promedio observado en los países de la OCDE.

El monto de pensión que alcanzarán estos trabajadores al final de su vida laboral será de sólo el 28.5% de sus últimos ingresos, lo que es claramente insuficiente, si se compara con el promedio de la pensión de los países de la OCDE del 67.9% de sus últimos ingresos.

Hay que hallar soluciones para la gran cantidad de mexicanos que no contribuyen para tener una pensión. El INEGI estima que 57.4% de la población económicamente activa está en condiciones de informalidad o en el autoempleo. “Son millones de mexicanos que tarde o temprano van a demandar servicios de salud o pensión, pese a que no cotizan ni contribuyen al erario en la actualidad.

Esto mina la posibilidad de migrar a un sistema de seguridad universal, simplemente porque no podría financiarse a lo largo del tiempo.

Hago un llamado a emprender cuanto antes acciones y medidas que puedan procurar una solución integral, de largo plazo, que fortalezcan al Seguro Social y al sistema de pensiones las propuestas son:

1.- Reestructuración de fondo al IMSS, para que cumpla con los fines de calidad y servicio para los derechohabientes. Es preciso revisar los contratos colectivos de los empleados del instituto, para que todos los mexicanos estén en igualdad de circunstancias construyendo su futuro. Que no haya más sistemas de prestaciones financieramente insostenibles.

2.- Mejorar el nivel de contribución de los trabajadores al Sistema de Ahorro para el Retiro, para alcanzar el nivel promedio de la OCDE, del 13%.

3.- Alentar el ahorro de largo plazo, con base en estímulos fiscales que se traduzcan en beneficios directos para los trabajadores, para que puedan tener mejores pensiones. El diseño actual es insuficiente, no alienta el ahorro: de 17.7 millones de cuentas activas en el Sistema de Ahorro para el Retiro, se estima que sólo 18 mil trabajadores han aportado alguna cantidad adicional de manera voluntaria.

4.- Desarrollar esquemas que incentiven al trabajador a llevar a cabo aportaciones, cuando cause baja laboral y así acumular ahorro para su retiro.

5.- Evaluar la posibilidad de que la subcuenta de vivienda pueda canalizarse a la consolidación del sistema de pensiones, en beneficio de más de 5 millones de trabajadores que no van a poder disponer de un crédito para vivienda o que ya ejercieron ese beneficio, para mejorar el monto de la pensión.

6. Otorgar estímulos a los planes privados de pensiones, para incrementar la cobertura. Se requiere coordinar y apoyar acciones para que los regímenes de pensiones independientes como los de entidades paraestatales, gobiernos estatales y universidades migren a esquemas de contribución definida, homologando los beneficios para facilitar la portabilidad de derechos.

7.- Ampliar la gama de instrumentos y mercados para diversificar los portafolios de inversión, acotando el nivel de riesgo.

En otros momentos históricos, los empresarios han impulsado transformaciones estructurales en materia de seguridad social, por lo que considero que éste es momento de hacer frente a las señales de agotamiento del IMSS y fortalecer el sistema de pensiones.

@jpcastanon

@yoinfluyo


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar