Últimas noticias:

Iniciativas de empleadores para impulsar el crecimiento en Iberoamérica

En el marco de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se realizó en Veracruz bajo el lema “Educación, Innovación y Cultura”, COPARMEX tuvo el privilegio de ser uno de los dos anfitriones de la Vigésimo Quinta Reunión de Presidentes de Organizaciones Empresariales de Iberoamérica.


Reunión para acuerdos para el desarrollo


Allí nos reunimos presidentes y representantes de organismos de empleadores de 19 países de América Latina, de España y Portugal. Fue una gran oportunidad para analizar a fondo las perspectivas de crecimiento y empleo en nuestra región, a la luz de la debilidad de la economía global, y construimos algunas propuestas para hacer frente a ese entorno.

En 2014 se espera el crecimiento más débil de los últimos años en nuestros países. En América Latina se prevé un crecimiento promedio de entre 1.1% y 1.3%, de acuerdo con la CEPAL y el Banco Mundial. Para España, se pronostica un crecimiento de 1.2% y para Portugal, 1.0%.

Para 2015 se espera un crecimiento aún débil, de poco más de 2.0% en promedio, en todos nuestros países.

Las perspectivas parecen poco halagüeñas, por la baja de los precios del petróleo y materias primas, que aportan la mayor parte de divisas provenientes de exportaciones en varias de nuestras naciones.

En estos momentos de prueba, están despertando en muchos de nuestros países, y profundizando en otros, tentaciones populistas o regresivas contra grandes avances ya alcanzados en algunas de nuestras naciones.

Lejos de retroceder, nuestro reto es avanzar, seguir construyendo nuestro futuro con base en un modelo económico que hemos comprobado que sí disminuye la desigualdad en algunas regiones.

Hemos visto cómo este modelo económico, en regiones de México por ejemplo, en donde la manufactura, el cluster automotriz, el cluster aeroespacial, y otras actividades que hemos hecho en encadenamiento, nos han permitido disminuir la pobreza extrema hasta niveles inferiores al 2 o 3%.

Por eso hoy, en estos momentos críticos que se viven en Iberoamérica, los empresarios refrendamos nuestro compromiso de participar decididamente, desde la sociedad y nuestras empresas, impulsando el crecimiento en un ambiente de libre comercio con responsabilidad social y seguir creando oportunidades de desarrollo y de empleo digno para más personas en nuestra región. Desde lo local para lo nacional y multinacional en Iberoamérica.

Los empleadores iberoamericanos coincidimos en que nuestra máxima prioridad es el impulso de la educación para nuestros niños y jóvenes, porque ésta es la base de la ciudadanía, de la igualdad de oportunidades y de la igualdad en el desarrollo.

La creación de empleos exige una colaboración estrecha entre empresas, academia y gobierno en el diseño de las políticas educativas. El reto es diseñar programas y llevar adelante estrategias de formación técnica y profesional que respondan a las expectativas de la sociedad, a las necesidades de las empresas y a la demanda del mercado de trabajo. 

En este proceso, nos propusimos trabajar en dos líneas de acción:

1).- Elevar la calidad de la educación para aumentar el conocimiento de la población y enfocarse en la investigación e innovación.

2).- Mejorar la capacitación laboral para formar el talento humano, alineado a las demandas y necesidades de las empresas y los sectores económicos en general.

Como segunda prioridad en los compromisos suscritos en Veracruz, destaca el impulso al emprendimiento, que desde nuestra perspectiva, es un factor clave para el crecimiento económico.

Para garantizar un emprendimiento próspero y sostenible, contribuiremos a impulsar políticas públicas para fomentar el espíritu emprendedor a lo largo de toda la vida educativa: que los niños aprendan desde la educación básica el concepto de crear, emprender, arriesgar e innovar; en síntesis, ser empresario.

Estos esfuerzos tienen que acompañarse con una estrategia para facilitar el camino al emprendimiento, bajando el costo de abrir nuevas empresas mediante la desregulación y, sobre todo, buscar mecanismos ágiles de financiamiento para los nuevos empresarios, a tasas accesibles. Además, es fundamental canalizar los esfuerzos de los nuevos emprendedores hacia las cadenas de valor de los sectores con potencial de mayor crecimiento, para que puedan así insertarse en clusters y conglomerados en las diferentes regiones.

Como tercera prioridad, la Comunidad empresarial iberoamericana se comprometió a apostar por la innovación.

Las empresas que han mantenidos sus inversiones en investigación y desarrollo son las que mejor han afrontado las crisis, preservando su competitividad en el sector externo, mitigando la debilidad de los mercados internos y manteniendo su plantilla de personal, en capacitación, en profundización, en mejoramiento de sus propios procesos, para hacerlos competitivos.

Por último, los empresarios Iberoamericanos ratificamos la necesidad de un compromiso decidido por parte de los Gobiernos de la región con el Estado de Derecho, la seguridad jurídica y la libre empresa. Recordando que la empresa somos todos los que formamos parte de una empresa: trabajadores y empresarios.

Reafirmamos nuestro compromiso con la democracia y sus instituciones y recalcamos la urgencia de combatir la corrupción en todas sus formas, impidiendo la impunidad y mejorando la transparencia en la gestión pública.

Los compromisos de los empleadores de Iberoamérica, entregados a los jefes de Estado, se resumen en tres acciones concretas:

1).- Poner en marcha desarrollos locales en favor de la educación de calidad y la capacitación.

2).- Promover una iniciativa para crear una red de jóvenes empresarios vinculada a las organizaciones empresariales de la región.

3). -Explorar una iniciativa conjunta que refuerce las capacidades y comparta experiencias comunes de las organizaciones empresariales de toda Iberoamérica en el ámbito de comunicación y liderazgo.

Confiamos en que las conclusiones y compromisos entregados a nuestros jefes de Estado y de Gobierno que asistieron a la Cumbre Iberoamericana puedan dar pie a una nueva etapa de implementación de acciones conjuntas de gobiernos y empresarios para mejorar las políticas públicas, que contribuyan al desarrollo y la multiplicación de proyectos exitosos y sustentables, que nos permitan generar miles de nuevos empleos que tanta falta nos hacen en Iberoamérica, que nos ayudarían a fortalecer nuestras economías internas y por supuesto, disminuir el gran reto que hemos puesto todos en común: la desigualdad.

Presidente Nacional

@jpcastanon

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar