Últimas noticias:

El reloj de tiempo en Venezuela

Este miércoles el padre de Leopoldo López, líder opositor venezolano, se reunió con el Papa Francisco en el Vaticano. Leopoldo es preso político del gobierno de Nicolás Maduro y uno los principales líderes de la oposición que ha presentado casi dos millones de firmas para la revocación del chavista de la presidencia de Venezuela.


Venezuela; reloj de tiempo


En Venezuela: ¿qué colapsará primero, el gobierno de Nicolás Maduro o su economía?

Se han cumplido ya 17 años de la toma de posesión de Hugo Chávez como presidente de Venezuela. Hasta hace unos años la hegemonía del gobierno nacional ha sido indiscutible. Sin embargo, en tiempos más recientes podemos ver que se ha venido una “cascada” de problemas para el gobierno venezolano, desde la enfermedad y muerte de Chávez, pasando por el polémico triunfo de Nicolás Maduro y el fortalecimiento de la oposición, hasta llegar a la crisis económica y la presión internacional.

Frente a la crisis, el gobierno de Nicolás Maduro prepara un “paquetazo económico” que engloba una serie de medidas impopulares pero necesarias para evitar  el colapso. El gobierno tendría que implementar estas medidas que desgastarían más al gobierno de Maduro, pero si se mantiene en la inoperancia le explotará en la cara la crisis económica. Éste es el reloj de tiempo que tiene el gobierno nacional.

La pregunta es: ¿están las condiciones dadas en Venezuela para fijar una agenda de diálogo entre gobierno y oposición?

La respuesta es obvia: sí. El diálogo, más que una apertura, es una necesidad del gobierno nacional que va en picada. Sin embargo, también hay que decir que aún mantiene ciertas fortalezas, como la protección del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo Nacional Electoral. Al gobierno nacional aún le quedan algunas cartas por jugar antes de que su poder colapse.

Después de la construcción de un sistema socialista hegemónico, este es el momento con mayor debilidad del gobierno nacional. Es el mejor momento para que la oposición capitalice esta debilidad.

La oposición tiene mayoría en el Congreso, lo cual no es poca cosa. Deben capitalizar su fuerza electoral y el momento coyuntural, lo cual ya han iniciado buscando la revocatoria de Nicolás Maduro. La oposición cuenta con los elementos suficientes para actuar, pero no cuenta con el respaldo de las instituciones chavistas; es más, las tendría en contra. Es por eso que debe sentarse a negociar, pero no con una postura conciliatoria, sino con una postura frontal.

¿Cuáles deberían ser las peticiones de cada parte?

La mayor petición del gobierno nacional debería ser la continuidad de Nicolás Maduro hasta el final de su periodo presidencial en 2019. Esto le permitiría mantener la fuerza de instituciones como el Tribunal de Superior de Justicia y el Consejo Nacional Electoral frente a una mayoría de la oposición en el Congreso que buscaría reformas inmediatas a la enmienda constitucional y convocar a una nueva asamblea constituyente de contar con la legitimidad de las instituciones.

En contra, la oposición debería buscar la aceptación del proceso del referéndum revocatorio en donde las instituciones (TSJ y CNE) aseguren un proceso transparente y justo. De darse estas condiciones, la oposición tendría prácticamente asegurada la revocación de Maduro antes de que termine el año para buscar nuevas elecciones, y de resultar ganadores, contaría con el respaldo de las instituciones y la mayoría del Congreso para la construcción de un nuevo sistema político.

Las condiciones para generar una mesa de diálogo están presentes. Tanto al gobierno nacional como a la oposición les conviene sentarse a negociar. La crisis económica es un reloj de tiempo para el gobierno, quien tiene más que perder antes de la negociación. La oposición tiene un panorama más favorable, más aún después del inicio del proceso de revocación.

Ambas partes tendrían como innegociables el mismo elemento: la continuidad de Maduro hasta 2019 o su revocación vía referéndum. La clave de la negociación estará en qué estén dispuestos a sacrificar para lograr sus objetivos, donde las cartas podrían ser la liberación de Leopoldo López, las medidas impopulares para atender la crisis económica y la intervención de organismos internacionales como la OEA.

Frente al peligro del colapso económico y político de Venezuela, hay muchos elementos sobre la mesa y el reloj sigue corriendo. En próximas semanas seremos testigos del desenlace de esta tensión de confrontación y diálogo.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar