Últimas noticias:

Y después del aborto ¿Qué sigue?

Hace unas semanas el Instituto para la Rehabilitación de la Mujer y la Familia (IRMA) cumplió su 15 aniversario. Esta organización se encarga, desde su fundación, de atender a mujeres que han abortado (voluntaria o involuntariamente) y que han presentado el efecto denominado síndrome postaborto.


Aborto


Después de escuchar varios testimonios y las palabras de María del Carmen Alva, presidenta y fundadora de IRMA, quisiera compartir algunas reflexiones…

¿Qué es el síndrome postaborto? De acuerdo con la Dra. Ximena Fuentes, psiquiatra de la facultad de medicina la Pontificia Universidad Católica de Chile, el síndrome postaborto es “el efecto que el aborto produce en la salud mental de la mujer que lo vivencia, sobre todo si es provocado”.

Algunos de sus efectos son síntomas de depresión, de ansiedad, entre otras reacciones psicológicas muy similares al estrés postraumático. Cabe mencionar que este síndrome se encuentra catalogado dentro del Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV).

A pesar de que la agenda proabortista promueve el aborto como “seguro” y que no tiene ninguna consecuencia negativa en la mujer, la realidad nos dice que 8 de cada 10 mujeres que se realizan un aborto voluntariamente llega a presentar el síndrome postaborto. Es una irresponsabilidad que organizaciones y personas trabajen activamente en favor del aborto y que ignoren u oculten estas estadísticas.

Las estadísticas de este síndrome no se quedan en simples números. Estoy seguro que la mayoría de nosotros conocemos a mujeres que han decidido abortar y hemos sido testigos de lo que esta decisión provoca en ellas psicológica y emocionalmente.

Como sociedad debemos ver esta cara de la moneda que el mundo se niega a aceptar. Debemos ver la realidad y ver que las mujeres que son orilladas a tomar esta decisión sufren en silencio, siendo víctimas de un movimiento proabortista que no ve más allá de sus propios intereses.

Se le debe dar verdaderas soluciones a la mujer embarazada en desamparo, el aborto no soluciona nada. Por otra parte, como sociedad debemos reconocer las dificultades que vive una mujer que ya ha tomado esta decisión, comprenderla y apoyarla.

Los padres deben comprender que sembrar temor en sus hijas por un embarazo las puede orillar a un aborto. El hombre debe respetar y proteger a su pareja, motivarla al aborto es un acto egoísta por parte de él. La sociedad tiene una doble función, apoyar a la mujer embarazada y a la mujer que ya ha abortado.

Es muy alentador conocer que instituciones como el Instituto para la Rehabilitación de la Mujer y la Familia, trabajan realmente por la mujer y su bienestar. Durante 15 años IRMA ha sido “una esperanza para quién ha perdido un bebé antes de nacer”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

@Juanlbaljarg

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar