Últimas noticias:

“La moral es un árbol que da moras”

“La moral es un árbol que da moras” fue la frase usada por Gonzalo Santos, “celebre” político mexicano de los años 40´s. La frase habla por sí misma -considerando al autor de la misma-. Esta frase usada en las memorias de quien fuera gobernador de San Luis Potosí es la clara imagen de la desvirtualización, e incluso usando la ironía, de la política mexicana.


Moral


Lamentablemente este estigma que lleva el político mexicano promedio se repite en muchos países de Latinoamérica. Esta imagen generada tras años de corrupción, tráfico de influencias y despotismo de muchos -no todos, aunque tal vez la mayoría- políticos ha llevado a creer que en la política lo último que importa es la moral o los valores.

La pregunta sería ¿Todo político está alejado de la moral? ¿Existe la posibilidad de generar e incluso promover un apego a los valores dentro de la política?

La pregunta es difícil. Para quienes están o han estado dentro del ambiente político seguramente podrán testificar que la realidad no es tan sencilla como se presenta en un planteamiento teórico. La tentación del poder, los intereses personales o grupales y la ambición, son elementos que están a la orden del día en esos ambientes.

Dentro de esta reflexión quiero poner como ejemplo un evento que creo que vale la pena destacar. El pasado viernes 25 de septiembre se llevó a cabo la “Regional Summit of the Americas by Political Network for Values” (Cumbre Regional de las Américas organizada por una red política por los valores).

Esta cumbre reunió a políticos de diferentes países del continente americano con la finalidad de establecer un diálogo sobre las principales problemáticas de los países americanos estableciendo como ejes: La dignidad de la persona, la promoción de la familia y las libertades fundamentales.

Es curioso que temas con la dignidad humana y la familia, que para algunos parecieran poco interesantes, se planteen como la base de cualquier enfoque de política para la promoción del desarrollo social y la construcción del bien común.

En lo personal, fue muy alentador escuchar el testimonio y el pronunciamiento de muchos políticos que defienden firmemente que el fortalecimiento de la familia, el respeto a la vida y la defensa de la dignidad humana deben ser los ejes de toda política en todas naciones.

Claro está que el reto es aún mayor. El siguiente paso es deslizarse del discurso a la acción, y que las palabras pronunciadas en la Cumbre de las Américas se hagan realidad. Por lo pronto debo destacar dos cosas, la primera es que defender los valores puede -y debería ser- atractivamente político para quienes ejercen una carrera pública; y la segunda es que se ha conformado una red de políticos que en principio, defienden los valores como la base de cualquier ejercicio político.

Que se capitalice este panorama es también es responsabilidad de nosotros, los ciudadanos. Si se ridiculiza a la moral y la promoción de los valores es también responsabilidad nuestra. Debemos aplaudir esfuerzos como el realizado en Washington y hacer ver a nuestros representantes que defender los valores fundamentales puede generar un ganar-ganar entre gobernante y sociedad civil.

La moral no debe ser un tema que avergüence o que sea objeto de burlas en el ambiente político. Debe ser la base de cualquier enfoque político y la bandera de cualquier ejercicio público.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

@Juanlbaljarg

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar