Últimas noticias:

CUBILETE 2015. Pasos firmes, convicciones fuertes

Muchos son los problemas sociales que vive México; no es la primera vez, ni la primera nación a la que le pasa… conflictos y dificultades se viven día a día. Cada época tiene su propia dificultad, cada generación tiene su propio reto, y la historia contará grandes tragedias o grandes hazañas.


Peregrinación del cubilete


Nuestro país está dolido, le duele en el padre que no volverá a ver a su hijo desaparecido aquel 26 de septiembre en Ayotzinapa; le duele en aquel niño que murió antes de nacer en una clínica abortista; le duele en el niño migrante que es enviado a Estados Unidos en busca de una mejor vida; le duele en aquella mujer que sufre en silencio el maltrato que vive en su hogar… Nuestro querido México duele, duele en nosotros y por nosotros.

El reto de nuestra generación es grande, nuestro país pide a gritos justicia y paz. En una sociedad culturalmente paternalista, cualquiera puede exigir. Lo más fácil, lo más común es esperar a que la autoridad inmediata resuelva los problemas, o bien, quejarse si no los resuelve, y con eso limpiar nuestra conciencia llena de indiferencia y pasividad ante las problemáticas que existen en nuestra sociedad.

La exigencia primera debe ser con uno mismo. Cada uno de nosotros debe comprometerse con la justicia y paz, desde nuestro contexto y hasta nuestro alcance, ningún esfuerzo es pequeño cuando se  trabaja por la justicia y por la paz de nuestro país. Nadie tiene derecho a exigir si primero no ha hecho lo necesario desde su ambiente y capacidad.

Y es precisamente en la 32ª Peregrinación Juvenil al Cerro del Cubilete donde decenas de miles de jóvenes se comprometerán a los pies de Cristo Rey a trabajar por la justicia y la paz de nuestro país. Ésta es nuestra generación, una generación de jóvenes católicos que exigimos un cambio social verdadero y que nos comprometemos a trabajar por el Bien común.

La juventud católica de todo el país saldrá a caminar, la meta es Cristo Rey, caminemos todos hacía Él con pasos firmes y convicciones fuertes. Que el grito que exhalemos sea consecuencia de una conciencia firme y una convicción profunda. La oración es nuestro aliento y Cristo es nuestra meta.

@Juanlbaljarg

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar