Últimas noticias:

No contamino, sí circulo

Varias organizaciones sociales iniciamos la semana pasada una consulta en el DF y en los estados que conforman la Zona Megalópolis, solicitando la derogación de los cambios recientes al programa Hoy No Circula. Utilizamos una plataforma electrónica a través de Internet para facilitar a la gente la expresión de su sentir respecto a estas modificaciones al programa. Quien quiera participar ingresa vía internet a www.nocontaminosicirculo.org, donde los únicos datos que se solicitan son el nombre, correo electrónico y código postal.


Todos deben circular


Hasta el día de ayer, llevábamos recabadas 5,824 firmas y esperamos lograr nuestro objetivo de obtener 40,000 adhesiones, que es el número de firmas que la ley exige para una consulta plebiscitaria. Los resultados serán entregados al jefe de Gobierno del DF, a los gobernadores de los estados que conforman la Zona Megalópolis, así como al presidente de la Comisión Megalópolis.

Esta consulta no tiene por objetivo atacar ni dañar la imagen de ninguna autoridad, lo que buscamos es una reflexión profunda sobre los graves problemas que estamos viviendo los habitantes de la gran Ciudad de México en nuestros traslados diarios y ayudar a que se establezcan las políticas públicas de transporte y vialidad para una solución de fondo y de largo plazo.

El programa Hoy No Circula está agotado y debemos pasar a otra cosa. Los datos son contundentes: a 25 años de inicio del programa, el número de vehículos particulares que están registrados en el DF, creció de 1 millón 700 mil en 1989 a 3 millones 800 mil en el 2012. En el mismo periodo, la población en el DF se ha mantenido prácticamente sin crecimiento. La explicación a este fenómeno es simple: en el arranque del programa no había excepciones a la restricción y de acuerdo a los engomados de lunes a viernes, cada día dejaban de circular los autos con el color de la calcomanía; es decir, 20% del total de autos.

Se suponía que, en paralelo, los gobiernos del DF y Zona Metropolitana establecerían un programa de crecimiento en la oferta de un transporte público más eficiente, pero esto nunca sucedió; por el contrario, después de la quiebra de Ruta 100 y que las combis y microbuses se adueñaron del transporte público, cada día fue empeorando el servicio. Analizando el “Plan Maestro del Metro” de entonces, se observa también el abandono del plan original y la pobre inversión en Metro, Trenes Ligeros y Suburbanos en estos 25 años.

Al no contar con una oferta suficiente de transporte público, seguro y de mejor calidad, la mayoría de los usuarios de auto particular optaron por la compra de otro más, que les permitiera usarlo de forma alterna. Este fenómeno derivó en lo que ahora vivimos: una ciudad inmovilizada la mayor parte del tiempo. El objetivo inicial del programa era la reducción del número de autos en circulación para disminuir los embotellamientos y lo que provocó fue exactamente lo contrario.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en un estudio reciente sobre movilidad en la Ciudad de México (2012), demostró que el tiempo perdido en los traslados por usuario por día en 1989 era de 30 minutos y en 2012 llegó a 2 horas 10 minutos, mientras que la velocidad promedio bajó en el mismo periodo de 38.5 Km/hr a 12 Km/hr.

En los primeros meses del programa, dejaban de circular efectivamente el 20% de los coches; a partir de 1996 se aprobaron exenciones para modelos desde 1993. Se incorporó la calcomanía “0” y posteriormente la “00”. El resultado es que hoy sólo dejan de circular por día 7.5% de los autos. Las últimas modificaciones sobre las restricciones en sábado para los engomados 1 y 2 no contribuyen en nada para mejorar la calidad del aire y sí están generando un enorme daño a un amplio sector menos favorecido de la población.

Otro aspecto importante que nos motivó a promover esta consulta, es la corrupción que impera en los verificentros y en las autoridades responsables de garantizar la buena operación de los mismos. Ya sabemos que en este momento en muchos verificentros se pagan mordidas de $300 a $500 para obtener el engomado 1 en vehículos de más de 15 años. También se “arreglan” los resultados de vehículos que son verdaderas chatarras. El hecho es que la corrupción está desatada por un programa que ya no funciona.

Nosotros estamos proponiendo a través de esta consulta: 1) la revocación de las modificaciones recientes y una revisión a fondo del programa; 2) una auditoría que garantice la transparencia y honestidad en todos los verificentros; y 3) un Plan Integral Metropolitano de Transporte Público que promueva principalmente al Metro, Trenes Ligeros y Suburbanos, que garanticen mayor calidad y seguridad al usuario.

www.ciudadposibledf.org

@JL_Luege

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar