Últimas noticias:

Red de agua potable obsoleta

La Ciudad de México (CDMX), capital de la República y una de las metrópolis más pobladas del mundo, se encuentra en una situación crítica en cuanto al abastecimiento de agua.


Ciudad de México


Nuevamente en estas fechas, un corte del suministro de agua del Sistema Cutzamala pone en jaque a toda la urbe. Las autoridades federales y locales exageran en explicaciones y publicidad en todos los medios, anunciando la falta de agua prácticamente en toda la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM), pero no mencionan nunca lo más elemental: ¿Por qué si se suspende el bombeo del Sistema Cutzamala que representa 25% del abastecimiento total de agua, deja de haber líquido prácticamente en toda la ZMCM?

La respuesta está en la antigüedad de la red de abastecimiento de agua, el mal estado de la misma por falta de mantenimiento y la carencia de sistemas modernos de gestión.

En todas las grandes ciudades del mundo, las redes de suministro de agua están “sectorizadas”; esto quiere decir, divididas en redes más pequeñas, con macro y micro medición e interconectadas todas con un sistema de válvulas inteligentes. Estas plataformas de distribución de agua permiten aislar o interconectar los sistemas de tal manera que si por alguna razón una zona de la ciudad no recibe agua, entonces se puede derivar al suministro de alguna de las redes cercanas.

El Sistema Cutzamala al llegar a la ZMCM distribuye a través de un acuaférico tanto a municipios de la ZMCM como a delegaciones de la CDMX; pero como la red de distribución no está sectorizada y no cuenta con válvulas que aíslen los distintos sectores, entonces afecta a la mayor parte de la red de agua, y esa es la razón por la que nos quedamos sin agua cuando hay mantenimiento al Cutzamala.

La situación desastrosa de las tuberías se refleja en pérdidas incalificables. El Sistema de Aguas de la Ciudad de México estima que en la ZMCM se pierde diariamente por fugas hasta 40% del volumen del agua ya potabilizada. Esto representa mil 900 millones de litros diarios en la ZMCM que equivalen a 190 mil pipas de agua. Si consideramos que el costo estimado de operación para introducir un metro cúbico de agua a la red es de 12 pesos por metro cúbico, estamos hablando de perder 16.4 millones de pesos diariamente; cerca de 8 mil 500 millones de pesos al año. 

El suministro de agua más importante de la CDMX proviene del subsuelo; 70 % de toda el agua que consumimos, se extrae del acuífero que se encuentra en un estado crítico de sobreexplotación.

Esta situación representa uno de los problemas más graves y urgentes del país que no se está atendiendo con la emergencia que se debiera. La CDMX es a la vez capital de la República; por lo mismo, cualquier afectación al acuífero tendrá una repercusión directa sobre la estabilidad nacional.

El acuífero de la ZMCM es el más importante de los siete contenidos en la cuenca hidrológica del Valle de México; sobre su superficie se asienta prácticamente toda la urbanización que conforma la metrópoli. Miles de pozos profundos extraen del subsuelo del orden de mil 250 millones de metros cúbicos al año, lo que representa más de cuatro veces su capacidad de recarga anual que se estima en 280 millones de metros cúbicos.

La situación es verdaderamente grave y extremadamente urgente atenderla. No se va a resolver por el hecho de que ya somos “Ciudad de México”; tampoco porque se apruebe una nueva Constitución; se requieren acciones de fondo. El jefe de gobierno presume todo tipo de acciones cosméticas y absurdas. Se tira el dinero impunemente en comilonas gratis para miles de personas que no lo necesitan, conciertos “gratuitos” que en realidad salen carísimos; en lograr récords absurdos como “la rosca de reyes más grande del mundo”, etc. La verdad es que el gobierno de la CDMX lo único que hace es “hacerse rosca”.

Lo inmediato es un programa agresivo de eliminación de las fugas. Esto requiere muchos recursos porque estamos hablando de una red de agua de más de 12 mil kilómetros. El gobierno de la CDMX ha solicitado al Banco Mundial una línea de crédito de mil millones de dólares. Recientemente el jefe de gobierno anunciaba que el banco lo había autorizado, pero esto es falso, no hay un solo centavo; la razón es simple: ninguna sociedad bancaria, ni el propio Banco Mundial, van a otorgar un crédito a un gobierno ineficiente que no cobra ni quiere hacerlo.

En la CDMX no sólo se pierde 40% del agua potable, sino que la mitad de las tomas de agua no miden el consumo ni cobran; y de la otra mitad, una buena parte se mantiene con cuotas fijas irrisorias que no representan ni 10% del cobro “justo” de acuerdo a tarifas vigentes.

Lo que tiene que hacer la autoridad es medir los consumos y cobrar de acuerdo a lo autorizado; no hablamos de subir las tarifas, sólo de cobrar lo justo. Esto es suficiente para “apalancar” los créditos bancarios para la sustitución de la red de agua. Si anualmente perdemos en fugas de agua cerca de 8 mil 500 millones y sumamos lo que no se cobra, que podría estar en el orden de los 5 mil millones de pesos, entonces tenemos la solución en las manos. Señor Jefe de Gobierno: ¡cumpla con su trabajo!.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar