Últimas noticias:

Javier Corral y la oposición en el DF

México vive en estos momentos un retroceso antidemocrático muy grave que pone en riesgo la estabilidad del país.


Elecciones PAN


La corrupción y la impunidad han invadido instancias de gobierno desde la Presidencia de la República, gobiernos estatales y locales, así como a organismos impartidores de justicia. En el Distrito Federal la corrupción se ha incrementado en todas las delegaciones y secretarías del Gobierno.

En cualquier país del mundo, ante casos indignantes de corrupción, como la adquisición de residencias millonarias por parte de funcionarios públicos vinculados todos a una empresa constructora a la que se le han otorgado de manera directa o en licitaciones simuladas un gran número de contratos de obras importantes, los funcionarios involucrados, así se tratara del presidente de la República, estarían siendo juzgados por los tribunales.

En el DF, al revisar la ejecución de los distintos programas de gobierno, se constata la falta de transparencia y la consecuente pérdida de millones de pesos que van a parar al partido en el gobierno o a los bolsillos de algunos funcionarios. No digamos de la corrupción en las delegaciones, desde el comercio en vía pública, las clausuras y sanciones ilegales, las mordidas en cualquier gestión de licencias y permisos y el “robo en despoblado” de programas que no funcionan como el Hoy No Circula.

Uno de los peores casos de corrupción -me parece- en toda la historia moderna de México es el de la Línea 12 del Metro, en donde absolutamente todo estuvo mal hecho, desde los proyectos, las licitaciones y contrataciones, hasta la ejecución de las obras. Lo más grave es la injerencia directa del jefe de Gobierno, ordenando la compra de los trenes mediante leasing, con una licitación amañada, adquiriendo un tipo de trenes que no correspondían a las especificaciones del proyecto.

Este hecho bochornoso, además de perjudicar diariamente a medio millón de usuarios, ha dañado la imagen de México en todo el mundo, al quedar en evidencia las acciones fraudulentas y corruptas del gobierno de la ciudad. Tómese en cuenta que las empresas que buscaron participar en la licitación para la construcción de los trenes son las más importantes y prestigiadas del mundo.

Manuel Gómez Morín, fundador del PAN, decía que se gobierna desde el gobierno mismo como desde la oposición. Las oposiciones son los balances del poder; una oposición constructiva ayuda siempre a orientar mejor las políticas, así se trate de partidos opuestos en sus plataformas. El partido que hoy por hoy puede hacer mejor esta función es Acción Nacional; no obstante, frente a la regresión autoritaria a viejos esquemas corporativos y corruptos, se requiere de un PAN sólido y unido.

El problema es que Acción Nacional no puede realizar esta función necesaria para México porque está contaminado con la misma enfermedad; en el seno del PAN se ha tolerado y se han dejado pasar graves problemas de corrupción. No haber atajado a tiempo este cáncer ha invalidado a toda una institución, que históricamente luchó siempre contra la corrupción.

El Partido Acción Nacional no puede enfrentar con eficacia los graves hechos de corrupción, tanto a nivel nacional como en el DF, porque ha perdido fuerza moral, porque sabemos que no somos congruentes al haber tolerado nosotros mismos la corrupción.

Por esta razón, he decidido apoyar con todo mi esfuerzo y experiencia la candidatura de Javier Corral Jurado a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, porque la coyuntura histórica de México exige un cambio radical en el partido, una fuerte “sacudida” que enfrente y resuelva de fondo los graves problemas que nos aquejan.

El cambio radical que requiere el PAN lo puede hacer Javier Corral, porque no tiene vínculos ni intereses con los actores responsables que han tolerado la corrupción en Acción Nacional; además de su capacidad y conocimiento del partido en todo el país, Javier es un hombre congruente y leal a los principios de Acción Nacional. Ha ocupado todos los cargos posibles de un militante: desde soldado raso, presidente estatal, consejero, candidato al gobierno de su estado, representante ante órganos electorales, legislador en varias ocasiones, y ahora senador de la República. Pocos políticos pueden sumar ese currículum en su carrera política.

O Acción Nacional cambia radicalmente y vuelve a ser el instrumento necesario de la sociedad para reorientar la política, o seremos corresponsables del daño mortal que la corrupción y la impunidad le causan a México.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar