Últimas noticias:

Se inunda el nuevo aeropuerto

El título de este artículo puede ser común en el futuro si el gobierno federal persiste en la idea errónea de construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) sobre lo que fue el vaso del Lago de Texcoco.


Acabar con la corrupción


Tuvimos una Navidad fría y lluviosa, el 24 y 25 de diciembre llovió día y noche. El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) reportó que las precipitaciones fueron en promedio de 20 milímetros en 24 horas. El volumen es relativamente menor si comparamos otros eventos que hemos tenido en la Ciudad de México cercanos a los 100mm o las lluvias que en este momento se dan en Tabasco de 200mm, pero el problema en el Valle de México no es tanto el volumen, sino más bien la extensión de las lluvias, y en este caso tuvimos lluvias en toda la ciudad.

El Sacmex ha sostenido que una lluvia “generalizada” de 20mm no es manejable por el sistema de drenaje y, por lo tanto, ocasionará inundaciones en distintos puntos del Valle. Eso sucedió en Navidad; el Circuito Exterior Mexiquense dejó de operar debido a una fuerte inundación en Ecatepec a la altura de las obras para el NAICM. La explicación que dio el director del Sacmex fue que no funcionaron los sistemas de bombeo “Casa Colorada” por las obras que se realizan para el futuro aeropuerto.

En la pasada administración del presidente Calderón se estableció el “Programa de Sustentabilidad Hídrica para el Valle de México” que contemplaba un plan muy ambicioso de obras de abastecimiento, drenaje y saneamiento, con visión de largo plazo. Se aprobaron proyectos durante el sexenio por más de 60 mil millones de pesos, como el Túnel Emisor Oriente (TEO), en proceso de construcción, la ampliación y rehabilitación de la planta potabilizadora “Berros” del Sistema Cutzamala y la Planta de Tratamiento “Atotonilco”, que por sí sola procesará 60% de todas las aguas negras del Valle de México.

Otro de los grandes proyectos aprobados se llamó “Casa Colorada”, el cual comprendía varias obras importantes: el Túnel Profundo Río de los Remedios; la construcción de la planta de bombeo profundo Casa Colorada con capacidad de 40 metros cúbicos por segundo (m3/s); la rehabilitación de la planta de bombeo superficial de 20 m3/s y de la laguna de regulación con el mismo nombre, con capacidad de almacenamiento de cuatro millones de metros cúbicos.

Durante todo el año he presentado argumentos en distintos foros sobre el altísimo riesgo que conlleva la construcción del NAICM en la zona inundable del Lago de Texcoco. Incluso, he tenido la oportunidad de hablar con algunas autoridades responsables de la “Evaluación de Impacto Ambiental” del proyecto, para insistir en la importancia vital de esta zona como área de regulación hidrológica de todo el Valle de México.

El proyecto “Casa Colorada” es muy complejo y no ha sido comprendido por las actuales autoridades. Interconecta por un túnel profundo al TEO, al Gran Canal del Desagüe y al Túnel Emisor Central; además, tiene la capacidad de llenar en pocas horas la Laguna de Regulación “Casa Colorada” a través de la planta de bombeo profunda; puede también bombear hacia el Dren General del Valle o tomar del mismo dren hacia la laguna de regulación, según se establece en un protocolo de operación.

Es decir, es una infraestructura central en la mitigación de una inundación generalizada en la zona oriente de la Ciudad de México.

El proyecto del NAICM “desecha” todo este sistema de seguridad contra inundaciones, porque una de las pistas –de acuerdo con los planos presentados– se construirá sobre la laguna de regulación y la planta de bombeo profunda “Casa Colorada”. Me parece una barbaridad construir el NAICM sobre el Lago de Texcoco y tirar a la basura inversiones de cientos de millones de pesos que garantizan mayor seguridad a la ciudad; pero considero un crimen actuar con conocimiento de causa, sobre las catástrofes a las que se expone este proyecto, y un grave error en términos de política pública.

Hay varias alternativas de solución aeroportuaria para la Ciudad de México, pero no las hay para garantizar la seguridad frente a inundaciones. El Lago de Texcoco es la regulación natural de los drenajes del Valle de México, tanto del poniente como de la cuenca oriental. La inundación en Navidad es un aviso de lo que puede pasar si no se respeta esta zona de regulación. Los ingenieros que han convencido a las autoridades de que se puede resolver todo, “moviendo” el sistema de regulación “Casa Colorada” a otro sitio, no están actuando con responsabilidad.

www.ciudadposibledf.org

@JL_Luege

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar