Últimas noticias:

Don Vasco de Quiroga, formador de Michoacán

El martes 16 de este mes llegará a Michoacán el Papa Francisco. El encuentro del Vicario de Cristo con los habitantes de estas tierras y los muchos que de fuera estarán también, tiene un trasfondo histórico de gran actualidad, pues en las antiguas tierras P'urhépechas se produjo un encuentro extraordinario que las marcaría desde entonces.


Visita del Papa


Michoacán, escenario de una temprana evangelización que empezaba a florecer en los indígenas, cuando Nuño de Guzmán, miembro de la Primera Audiencia que gobernó a la Nueva España después de Hernán Cortés, sentó sus reales para explotar y dominar a los indígenas, aliado con encomenderos ambiciosos que con sus actos desdecían las verdades y virtudes propuestas por el cristianismo y enseñadas por los frailes agustinos y franciscanos. Como reacción natural, los indígenas, que nunca habían sido dominados por los aztecas, se indignaron y buscaron escapar de la esclavitud que les fue impuesta a muchos y huyeron por los montes.

Esta crueldad de Nuño de Guzmán, el abuso de los indígenas en la explotación de las minas y la muerte del último caltzonzin o rey de los Purépechas, quien se había rendido a Cristóbal de Olid, sometiéndose a España y realizando un pacto de paz, colmó la paciencia de los indígenas, que se habían sometido sin combatir para evitar la suerte que había ocurrido con los aztecas, y se alzaron en rebelión.

Los sucesos protagonizados por la Primer Audiencia requirieron la intervención de la Corona Española, que nombró una Segunda Audiencia para pedir cuentas y juzgar a los integrantes de la primera. Como parte de esta Audiencia, vino el abogado Vasco de Quiroga, quien había dado muestras de prudencia y firmeza en los encargos que le había dado la Corte. Fue así como arribó a México en 1531 en calidad de oidor o juez.

Vasco de Quiroga se percató de inmediato de la mala situación en que se encontraban los indígenas derrotados, y al tiempo que cumplía sus funciones jurídicas, decidió iniciar una labor de evangelización y de desarrollo social con los indios. Él era un caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén, orden hospitalaria que fue creada para atender a heridos en Las Cruzadas y a quienes eran víctimas de la guerra con los musulmanes. Para ello, adquirió de su bolsillo unas tierras en las afueras de la Ciudad de México y fundió su primer pueblo-hospital en Santa Fe.

La triste situación de los indígenas lo movió a escribir la “Información en Derecho”, donde no sólo daba cuenta de lo que ocurría, sino que ya proponía medidas de cómo atender y solucionar los problemas que enfrentaban los indígenas. Su visión no era simplemente asistencial, sino integral, a partir de la educación, el restablecimiento del tejido social roto por la violencia, y con gran amor abrir caminos de desarrollo, respetando la identidad de los indígenas.

Al ver su interés por los indígenas y sus virtudes jurídicas, fue designado por la Audiencia para establecer juicio de residencia a Nuño de Guzmán en Michoacán. Del resultado del mismo, después de escuchar imparcialmente a indígenas y españoles, resultó la condena de Guzmán. Al ver el contraste entre el primer oidor y el nuevo que impartía justicia y trataba con respeto a los indios, logró superar el recelo y desconfianza que ya se había generado hacia los españoles y cuya conducta, sin duda, habría de influir en la configuración de la leyenda negra de la conquista.

Así como en la capital de la Nueva España el oidor Quiroga había fundado Santa Fe, también en Michoacán se dio manos a la obra para fundar el pueblo-hospital de Santa Fe de La Laguna, que junto con otros pueblos semejantes que fundaría ya como obispo, se convertiría en una modelo de evangelización y desarrollo social, respetando la idiosincrasia y sanas costumbres de los indígenas, a quienes consideraba como naturalmente buenos y maleables, a quienes se podía educar y convertir en “cristianos a las derechas”.

Fue un laico misionero que en opinión de su biógrafo Juan Robles Diosdado, se anticipó a lo que sobre la materia enseña el Concilio Vaticano II.

A la luz de los principios de la Orden de San Juan de Jerusalén, con su experiencia en el sur de España después de la derrota de los moros e inspirado en la Utopía de Tomás Moro,  organizó a los pueblos-hospital de tal manera, que en ellos se les evangelizara, se les educara, se les enseñaran oficios, a cultivar la tierra y a criar animales.

Fundamentalmente, se organizó el pueblo-hospital a partir de matrimonios jóvenes. Conforme a sus usos y costumbres, estableció una organización comunal donde se compartían los bienes. Para regirlos, estableció unas Ordenanzas que dejó por escrito. Su finalidad era que los indios vivieran en “mixta-policía (política)”, en paz entre ellos y con los españoles. Fue un modelo de desarrollo económico, social y cultural, bajo los principios cristianos que hoy, más desarrollados, conocemos como Doctrina Social de la Iglesia, orientados a la creación de una civilización cristiana.

Los pueblos-hospital se constituyeron, en expresión de Joaquín Antonio Peñaloza, en una sociedad educadora, pues todo en ellos estaba orientado a la formación y desarrollo de las personas. En ella se encontraron respuestas a los problemas sociales, económicos, políticos y culturales de los indígenas. Ymás aún, no fueron sociedades cerradas, su función hospitalaria abarcaba más allá del problema de la atención de la salud, como se entiende ahora. Su nombre proviene de “hospitalidad” y también en ellos se acogía temporalmente a quienes requerían refugio. Una de las características de su obra, fue que apoyándose en las habilidades de los indígenas los capacitó en la elaboración de artesanías, que distribuyó entre los diferentes pueblos para que se complementaran en el intercambio económico. Hoy sobrevive esta tradición a más de 450 años de su muerte.

Lamentablemente, poco se habla de la obra de Vasco de Quiroga en cuanto laico, y se le conoce más como obispo. Sin embargo, conviene recordar que fue nombrado obispo en 1536, ya en la ancianidad. Mucho antes, aún siendo laico, los indígenas le dieron el apodo de “Tata”, es decir, “padre”.

Y fue su gran labor como abogado, evangelizador y desarrollador social, que Fray Juan de Zumárraga no dudó en recomendar que fuera elevado al Epicopado a pesar de ser laico. Como era soltero, no hubo obstáculo, y de forma acelerada y sucesiva se le concedieron las órdenes sagradas.

Como era costumbre en aquellos tiempos, a todos los funcionarios se les realizaba un juicio de residencia donde se les pedía cuentas de su administración, en un verdadero ejercicio de transparencia. En dicho juicio eran escuchados quienes estaban a favor y en contra. Por supuesto que tuvo enemigos en aquellos cuyos intereses fueron afectados por su defensa de los indios, pero fueron muchos los que atestiguaron a su favor, además de la propia defensa que hizo, pues como abogado nunca perdió un juicio en vida, lo cual habla de su competencia profesional.

Ya como Obispo, Tata Vasco inició su ministerio en Tzintzuntzan, para trasladar posteriormente su sede a Pátzcuaro, donde continuó su obra evangelizadora, fundando el Colegio de San Nicolás, donde preparó a su clero y educó a los indígenas. Años más tarde pasaron por sus aulas Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos, entre otros personajes ilustres que han incidido en la vida nacional. Un legado religioso de Don Vasco es la devoción a María Inmaculada, Nuestra Señora de la Salud, que se venera en la Basílica que Don Vasco quería fuera su catedral.

La original Diócesis de Michoacán abarcaba un gran territorio y colindaba con las de Nueva Galicia y la Ciudad de México. Además de las obras ya citadas, Don Vasco hizo un manual para el bautismo de los adultos y un catecismo. Antes de morir escribió su Testamento, en donde explica cómo, porqué y para qué realizó todo lo que hizo.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar