Últimas noticias:

Adiós, Gerardo Canseco

La noticia llega desde lejos, de San Antonio, Texas, pero se abre paso: Gerardo Canseco partió a la Casa del Padre. Al llamado de Dios nadie se puede negar, ni la ciencia médica ni la voluntad humana. Tarde o temprano todos seremos llamados. Pero eso no impide sentir la partida de los amigos y, sobre todo, de aquellos que nos han marcado en la vida.


Gerardo Canseco


Gerardo Canseco fue un comunicador de gran impacto que, tanto en la radio como en conferencias, logró abrirse paso en medio de obstáculos que le pusieron quienes contrarios a los principios cristianos y a la cultura de la vida, quisieron callarlo, pero no pudieron. En sus diversas épocas radiofónicas, tanto en la XEW como en Radio Centro con los programas Nuestro Hogar y Excelencia Personal. Escribió en los periódicos El Heraldo de México, el Diario de Yucatán, el Norte de Monterrey y periódicos extranjeros. De él dijeron que un Quijote andaba suelto.

Compartió sus programas con el Padre Chinchachoma y el Padre Trampitas. Ayudó a la adopción de cientos de niños en una época en que hacerlo era un viacrucis, lo cual le valió ser perseguido y acusado de tráfico de menores, de lo cual logró librarse. Colaboró con la Iglesia, con las autoridades y agrupaciones sociales y empresariales, buscando el desarrollo de las personas y de la sociedad.

Orientó a la juventud en temas de sexualidad y adicciones, en un tiempo en que poco se hacía al respecto. Sus charlas se conservan en videos y grabaciones, también en libros. Conmovió mentes, corazones y almas de jóvenes y adultos, muchos de los cuales le dieron testimonios de gratitud por su mensaje y los cambios que provocó en ellos.

En particular, le guardo gratitud pues como mi compañero de escuela fue quien me presentó la opción profesional del periodismo cuando estábamos en preparatoria. Compartimos páginas comunes en El Heraldo de México, en tiempos en que los medios de comunicación estaban controlados por el sistema político, y desde ahí dio testimonio de la verdad a través de numerosos artículos, donde no dudaba fijar posiciones valientes y certeras, cuando muchos de los que hoy hacen gala de ejercicio de libertad de prensa, callaban sumisos.

Entre otras cosas, Gerardo narró en Radio Centro las visitas del Papa Juan Pablo II a México, contextualizando sus mensajes y orientando sobre ellos a los radioescuchas. En fin, de él se puede decir que implantó un innovador y peculiar estilo de comunicar, directo, incisivo y penetrante.

Sin embargo, la enfermedad lo alcanzó; y aunque le pronosticaron poco tiempo de vida, dejó la Ciudad de México para vivir a nivel del mar y sortear con mayor facilidad su enfermedad, venciendo los plazos que daban sobre el futuro de su vida. Sin embargo, el plazo llegó y, finalmente, nos ha dejado.

Sólo me queda darle las gracias por el impacto y ejemplo que dejó en mi vida, y por su recuerdo, seguro de que llega a la Casa del Padre con las manos llenas de obras realizadas y acompañado por aquellos a los que acercó a Cristo, al bien, a la verdad y a la justicia.

¡Adiós Gerardo Canseco!, hasta la eternidad.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar