Últimas noticias:

CEESP: Crece incertidumbre de consumidores y empresarios

Aun cuando la economía mexicana ha retomado una tendencia de recuperación, el dinamismo de su desempeño no es todavía el esperado, lo cual se refleja en el constante ajuste a la baja de los pronósticos de crecimiento para los trimestres que faltan y por ende para todo el año, advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).


Trabajar en la macroeconomía


“Aunque existe la confianza de que para la segunda mitad del año las expectativas son mejores, éstas se deben apoyar en una evolución real de los principales indicadores macroeconómicos, y no sólo en buenos deseos”, precisó el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), tras puntualizar que se requiere de un mayor dinamismo de la actividad productiva.

Hizo notar que el gasto en inversión física del sector público en los primeros seis meses del año, de 396.8 mil millones de pesos, equivalente a un crecimiento anual de 31.7 por ciento en términos reales, todavía no se refleja en un mejor desempeño de la economía, lo que resulta “preocupante”, cuando por otro lado se afirma que “estos recursos se están invirtiendo, la primera piedra ya está puesta, no está en una fase de planeación, ya está en la ejecución”.

El CEESP subrayó que este entorno sigue generando preocupación, lo cual se refleja en la evolución negativa que mantuvieron los indicadores de confianza de los consumidores y empresas durante el pasado mes de julio.

En su análisis semanal sobre la evolución de la economía mexicana, el CEESP precisó que no se debe confiar en que el impulso de la economía de Estados Unidos y el efecto aritmético que se anticipa para que la economía mexicana crezca al ritmo que se requiere para generar empleos bien remunerados y cubrir las necesidades de la población. “Para lograrlo es fundamental un mayor esfuerzo para estimular la inversión productiva. Sólo de esta manera es factible lograr un ritmo de crecimiento elevado, mayor productividad y salarios reales más elevados”, aclaró.

Asimismo, reiteró que aunque las expectativas son positivas, la confianza de los consumidores y productores sigue reflejando un importante grado de incertidumbre.

“De acuerdo con los resultados, el índice de confianza del consumidor registró una caída anual de 7.6 por ciento en julio, lo que además de mostrar un aumento en la velocidad de descenso, fue su décimo mes consecutivo con variaciones negativas. Resalta que todos los indicadores que integran el índice general mostraron un comportamiento a la baja. Los que recogen la percepción sobre la situación económica presente y futura de los hogares mostraron caídas anuales de 4.6 y 6.3 por ciento, respectivamente. Asimismo, la opinión acerca de la situación de la economía del país actualmente y en los próximos doce meses reportó bajas de 8.9 y 12.0 por ciento. En cuanto al rubro que recoge la opinión sobre la posibilidad de los hogares de adquirir bienes durables, tuvo una caída de  5.7 por ciento”, argumentó.

De igual modo, agregó que la confianza empresarial también ha mostrado signos de incertidumbre, puesto que todos sus indicadores mantuvieron un comportamiento negativo. “La confianza empresarial del sector manufacturero reportó una disminución anual de 2.8 puntos, en tanto que la del sector comercio fue de 3.8 y la del de servicios de 1.7 puntos”, resaltó el CEESP.

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar