Últimas noticias:

Estamos hartos de la “realidad” que nos presentan los políticos

 

México 2015; hartazgo social

Quiero compartir con quienes amablemente nos visitan en nuestra página de Yo Influyo una reflexión que está relacionada con una expresión coloquial que he venido escuchando, tanto en los medios como en el círculo académico y empresarial en el que me desenvuelvo, y es la expresión referida al hartazgo social, al hartazgo de los mexicanos, de los ciudadanos.

¿Hartazgo de qué? Al hartazgo referido a la actitud de quienes, siendo servidores públicos en cualquier nivel, delegación política en la Ciudad de México, gobernadores y sus equipos en los estados, presidentes municipales y sus equipos; policías, jueces, senadores, diputados locales o federales, el presidente y su equipo de secretarios de Estado, los jefes o directores de las empresas paraestatales.

En fin, todas estas personas en que se nos dice creemos y por eso a los que se les selecciona vía voto están para servir a la Ciudad, a la sociedad, a los ciudadanos, no para servirse de, sino para servir.

Sin embargo, estamos hartos de que ellos, en su discurso, crean que lo hacen. En los informes que presentan, informan realidades que no tienen que ver con lo que percibimos los ciudadanos día a día, se trate del Poder Judicial, del Poder Ejecutivo o de los legisladores.

Lo cierto es que hay una crisis: Ellos tienen una realidad y nosotros percibimos otra. De eso estamos hartos. Hartos de saber que hacen del presupuesto federal una herramienta, un mecanismo, como si se tratara de su cartera o de su chequera, para destinarlo a sus intereses personales, no para lo que debería ser: para servir a la sociedad.

De eso estamos hartos, hartos de que no sean congruentes; y afortunadamente hay medios para manifestar el hartazgo, yoinfluyo.com es uno de ellos. E invitaría a quienes amablemente nos visitan, a también expresar su hartazgo, para que estas personas puedan darse cuenta de que están viviendo otra realidad y de que conviene que se acerquen a la nuestra, que es la que corresponde, y es para la que aquéllos están ejerciendo una función.

Todo esto, con implicaciones en la actividad económica, porque el hecho de que no haya congruencia y de que haya hartazgos, se refleja en la no generación de empleos, en la no realización de proyectos de inversión. El colmo es que a un empresario que genera empleos se le cobre un impuesto por pagar la nómina a sus trabajadores, cuando quizás lo que debería hacerse, cuando menos, es mandar una caja de dulces, en reconocimiento a que hacen aporte social, creando empleos.

¿Usted está harto, estimado visitante de nuestra página de Yo Influyo?

mm@yoinfluyo.com


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar