Últimas noticias:

África salvará a la familia

 La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero.

– A. Machado

La “hora de África”… así llamó al momento actual San Juan Pablo II en su exhortación apostólica Ecclesia in Africa. Benedicto XVI dijo en su exhortación Africae munus: “África es la cuna de la vida contemplativa cristiana”… África, ahora se vuelve un faro se esperanza, que retoma su liderazgo (como en los primeros siglos de la Iglesia), y da la nota, en varios sentidos, en este Sínodo actual sobre la Familia.


Sínodo de la Familia


Comencé a notar la claridad de varios de ellos en entrevistas aisladas, en ruedas de prensa al final de los trabajos sinodales y en declaraciones a los medios.

El Cardenal Napier y el Arzobispo Odama han declarado abiertamente que hay una “colonización ideológica” fuerte hacia África. Tal vez nosotros no la notemos, porque probablemente ya estamos colonizados. Sin embargo, ellos miran la “ideología de género” y la aprobación de leyes pro-aborto y pro-homosexualidad (condiciones para darles ayuda humanitaria ante desastres y conflictos) como imposiciones criminales.

Igualmente, Napier ha puesto un punto clave en la discusión: el Sínodo debe ocuparse de problemas pastorales de casos difíciles, ciertamente, pero “tenemos buenos matrimonios, tenemos buenas familias; seamos positivos primero y principalmente”, así que la preparación y acompañamiento a las familias es la prioridad.

El Metropolitano de Etiopía, Cardenal Berhaneyesus Demerew, decía en una entrevista: “Nos acusan de no ser modernos o de ser de otro planeta, pero somos de este planeta, aunque no estemos bien y seamos pobres… tenemos valores”. Y esto es verdadero. En medio de la pobreza y las crisis, África tiene más cercanía a la esperanza de la vida, al deber de su cuidado y protección, a la sabiduría de sus ancianos, que muchos países de Europa y América. Tal vez la pobreza les ha preservado los ojos limpios y ven las cosas con más claridad y más objetividad.

De los tres círculos en lengua francesa que hay en el Sínodo, dos son dirigidos por africanos. El Cardenal Robert Sarah, de Guinea (grupo B), insiste en que tengamos una mirada positiva a la familia de hoy, que la veamos como un lugar donde no todo va mal y que aún permanece como escuela de humanidad. En la relatoría de ese círculo también se señaló que “cuando la familia sufre, la sociedad sufre”, por lo que hay que cuidarla. Y hace un señalamiento que me pareció una bocanada de aire fresco: “Apreciamos mucho la manera en que el Instrumentum Laboris insiste en la dignidad de la muer, su rol y responsabilidades propias; pero nos parece que esta instancia llama también a considerar cómo en ocasiones se encuentra aminorada y olvidada la ‘vocación y la misión’ propia del hombre en la familia en tanto esposo y padre”.

Monseñor Maurice Piat, Obispo de Port-Louis (al Este de Madagascar), y presidente de la Conferencia Episcopal de Obispos del Océano Índico, dirige el grupo francófono C. En ese círculo se dice con claridad: “No somos psicólogos, ni sociólogos, ni economistas… hablamos como hombres de fe, y esto debería verse en la primera parte analítica de nuestro texto [Instrumentum Laboris]”. Para este grupo hay dos preguntas fundamentales a las que la Iglesia debe ayudar a responder: Identidad (¿Familia: quién eres tú?) y misión (¿Familia: qué haces tú?). “Todo lo demás, por interesante que pueda ser, es secundario”; y “el texto debería ser depurado según ese doble criterio”. Según la relatoría de este círculo: “hay que reconocer que la antropología implícita de nuestra cultura moderna está muy lejos de la visión cristiana”.

Casi cincuenta africanos están en el Sínodo, casi una quinta parte. Claros, recios y maduros en la fe. Pobres pero llenos de vida. Dignos a pesar de las humillaciones a sus pueblos. Con esperanza en medio de conflictos y guerras. Me parece que este Sínodo tendrá un acento africano, y eso me da gusto y paz. No olvidemos que el pensador cristiano más importante del primer milenio fue un africano: San Agustín. Por supuesto, no soy de los que colocan a los Padres Sinodales de África como conservadores, como opuestos a los progres. No. He tratado de leer directamente a los distintos Padres Sinodales, y veo en los Obispos africanos (Continente con más mártires) un semillero de fe, esperanza y caridad.

Termino transcribiendo una declaración del Cardenal Sarah del mes pasado, digna de meditarse: “Tengo absoluta confianza en la fe de pueblo africano, y estoy seguro que África salvará a la familia. África salvó a la Sagrada Familia (durante su viaje a Egipto) y en estos tiempos modernos África de nuevo salvará a la familia humana”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar