Últimas noticias:

Receta en cinco pasos para divorciarse

En esta ocasión hablaré sobre el divorcio. Señalo en primer lugar, que una persona que se divorcia merece todo mi respeto y apoyo, nunca un juicio frío y torpe, sobre todo los divorcios “necesarios” en donde uno de los dos se ve obligado a terminar la relación por la violencia, el abuso o el consumo de drogas. De estos casos no hablaré… Más bien, trataré de aquellos que se dan por mutuo consentimiento, es decir, de aquellos debidos a causas que pudieron evitarse también de mutuo consentimiento.


Sínodo de la Familia


Hace un tiempo preguntaba a mi esposa por qué tantos amigos y conocidos se estaban divorciando, incluso pensábamos cuáles eran las situaciones de riesgo que podrían hacer que nuestro matrimonio naufragara; conseguimos identificar cinco: Juzgar, competir, justificarse, pensar sólo en uno y tener una memoria selectiva. Analicemos. Decía Balzac, “cuanto más se juzga, menos se ama”, y es verdad, si ya existen juicios que descalifican, la cosa ya no va bien, nada bien. Igualmente la cosa va mal si el cónyuge se ve como un competidor al cual hay que ganarle en todo y por todo, y cuyos triunfos son vistos con envidia, como si en la vida la felicidad fuese “suma cero”, es decir, que la felicidad del otro implicase la infelicidad de uno y viceversa. 

Sobra decir que el perdón se opone a la justificación: Si uno no ve el mal que hizo y siempre hay una excusa razonable, uno nunca madura y la otra persona nunca sana. El egoísmo no sólo es la ruina del matrimonio, lo es de toda relación humana: El tedio ocurre por volver sobre lo conocido, y el yo es para sí mismo lo más aburrido que hay. Por último, hay que tener memoria sólo para las palabras y hechos que importen para sentirnos heridos y con ir, lo demás -grandes y bellos momentos, palabras de perdón, ternura y paciencia-, no se recuerda.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante el 2013 hubo 583,264 matrimonios (99.8% varón-mujer; 0.11% varón-varón; 0.09% mujer-mujer). Ese mismo año hubo 108,727 divorcios. En los últimos diez años la población total del país ha crecido 15%, pero en ese mismo periodo la cantidad de matrimonios ha disminuido 24%; y en ese mismo periodo la cantidad de divorcios ha crecido en un 108%. En resumen: Somos más, pero con menos capacidad de compromiso y más dificultad para perdurar en una relación.

Casi el 60% de los divorcios son de mutuo consentimiento, ya por vía administrativa, ya por vía judicial. El divorcio voluntario unilateral supera el 25%. En estas dos tipificaciones están el 85% de los casos. Ahora sí creo que estamos en condiciones de hacernos distintas preguntas: ¿Por qué no es un tema preocupante socialmente, es decir, que no está en las noticias, en los planes del gobierno o en las agendas de tantas Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s)? ¿Qué hace el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) por los matrimonios en situaciones difíciles y en riesgo de disolverse? ¿Qué hacemos entre amigos y familiares para ayudar? ¿Qué hacemos los padres de familia a la hora de educar a nuestros hijos con casi nula paciencia, altruismo y desinterés? Pero, antes que todo y sobre todo: ¿Qué hacemos los matrimonios hoy?

La era del fast-food es también la era de los títulos universitarios rápidos, del anhelo de un rápido ascenso laboral o de la rapidez de la mensajería instantánea de los celulares. También es la era de las relaciones humanas rápidas… Bodas cada vez más aparatosas, más circenses, si se me permite la palabra, pero relaciones más endebles. Nos han preparado nuestros padres, nuestros colegios y hasta las telenovelas; nos han enseñado a preparar una receta en cinco pasos: Juzgar, competir, justificarse, pensar sólo en uno y tener una memoria selectiva.

¿Podremos enseñar a nuestros hijos, alumnos, amigo una receta diferente?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar