Últimas noticias:

A la Cámara de Diputados le falta un enfoque de familia

Cuando usted, amable lector, comience a leer este artículo, la llama de la Sexagésima Segunda Legislatura ya se habrá extinguido, y aunque a nuestros senadores les quedan tres años más de labor legislativa, la Cámara Baja se renueva. Con su renovación, ojalá hubiera una adición no menor a la que me gustaría nos sumáramos todos: que haya una Comisión Ordinaria en la Cámara de Diputados sobre “Familia y Desarrollo Humano”, tal cual la hay en el Senado. ¿Por qué?


Sínodo de la familia


 

La Cámara de Diputados actualmente cuenta con 56 comisiones, unas fundamentales para el análisis detenido y minucioso -quiero suponer- de asuntos relevantes, como “salud”, “vivienda”, “protección civil”, “relaciones exteriores” y muchos más, que después se turnan al pleno para la toma de decisiones. Encuentro cuatro comisiones que tocan indirectamente temas de familia: 1) la Comisión de “Derechos de la Niñez”; 2) la Comisión de “Igualdad de Género”; 3) la Comisión de “Juventud”; y 4) la Comisión de “Población”.

Para mi sorpresa, pues pensaba que la Comisión de “Población” trataba temas chonchos, en este trienio se turnaron a esta comisión 8 iniciativas (5 sólo a ella, y 3 a comisiones unidas), de las cuales 7 se desecharon y 1 se aprobó. Se preguntará usted ¿Cuál fue la aprobada? No coma ansias: es el cambio de nombre de IFE por INE, en el artículo 112 de la Ley General de Población, que antes decía “La Secretaría de Gobernación proporcionará al Instituto Federal Electoral, la información del Registro Nacional de Ciudadanos que sea necesaria para la integración de los instrumentos electorales, en los términos previstos por la ley”… Ahora ya contiene el nombre actualizado: “Instituto Nacional Electoral”.

Navegué por el micrositio de la Comisión de “Juventud”: 20 Iniciativas (17 para comisión única, 2 para comisiones unidas y 1 para opinión). 10 aprobadas, 9 desechadas y 1 pendiente. La mayoría de las aprobadas afinan algún tipo de redacción de la Ley del Instituto Mexicano de la Juventud. A mi gusto, buenas reformas y adiciones; digamos que actualizan y precisan, pero hasta ahí… Nada extraordinario. La iniciativa pendiente trataba nada más y nada menos sobre la creación de un ordenamiento jurídico que estableciera “los derechos, deberes y obligaciones de juventud”, la creación del “Sistema Nacional para la Atención, Desarrollo Integral e Inclusión de las Juventudes, con el objeto de articular, dar seguimiento y evaluar las políticas de juventud”, la creación del “Consejo Nacional de las Juventudes y los Consejos Estatales de las Juventudes”. Eso, que sí lo reclama todo el país, todos los jóvenes que votaron en la pasada elección, todos los ninis, todos los papás de los ninis… Eso quedó “pendiente”. No olvidemos que casi la tercera parte de la población nacional está entre 15 y 29 años, es decir, son jóvenes.

Fui a “Igualdad de Género”. 43 iniciativas turnadas en total; 10 aprobadas. A mi gusto son buenas: el considerar como violencia laboral el pedir certificados médicos de no embarazo; el fomento a la participación de la mujer en más actividades deportivas; y la precisión de que las mujeres indígenas pueden votar y ser votada, y párele de contar. Lo demás o fue desechado o no fue ni presentado. ¿Estamos en un país donde se vive tanto y tan bien la equidad y el acceso en igualdad de oportunidades entre varones y mujeres, que lo único que nos faltaba legislar en estos tres años era eso?

“Derechos de la Niñez”, interesante: la comisión, de las cuatro que revisé, que menos integrantes tenía, sólo 14. (Género tiene 20, Juventud 25 y Población 18). De 55 iniciativas que en total se le turnaron, aprobaron 22. En su mayoría, son reformas menores a la Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (15), sin embargo, algunas muy buenas precisiones y que se agradecen, como por ejemplo, “El derecho a la navegación segura en Internet” con la contraparte de la obligación de madres, padres y de quien tenga a su cuidado niñas, niños y adolescentes, de supervisar los contenidos de la información a la que acceden a través del internet. Sabemos que a finales de 2014 entró en vigor la “Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes”, y que con algunos puntos que espero se vayan afinando con el tiempo (en especial la inconsistencia al juzgar a un menor de 18 años incapaz para casarse, suponemos que por inmadurez, pero sí le facilita el uso y acceso a los anticonceptivos. Ojo, el problema no es qué opino yo o qué opina usted; el problema es que la ley misma es inconsistente, pues si un joven tiene la madurez para la intimidad sexual, por qué se le prohíbe el casarse; y si se le prohíbe casarse antes de los 18 años, por qué razón sí se alienta la vida sexual activa). Ahora bien, hay textos valiosísimos en esa ley: “El derecho a la vida” (art. 6, VI), “El principio propersona” (art. 6, XII) o “El derecho a vivir en familia” (art. 22), de los cuales no estamos sabiendo echar mano para la defensa de la familia.

Qué falta en la Cámara de Diputados: un enfoque de Familia, una PERSPECTIVA de Familia. Si pongo como ejemplo la Comisión de Familia y Desarrollo Humano del Senado no es por su productividad legislativa ni por la envergadura de temas tratados, sino porque es una muy buena señal el que una comisión juzgue un problema enfocando sistémicamente a la Familia como sujeto activo en la solución de problemas y como sujeto pasivo en el impacto de políticas públicas que la benefician o que la perjudican.

Pido a los nuevos integrantes de la 63 legislatura, que conformen una comisión de Familia en la Cámara de Diputados. Que vigile y proteja a la Familia, que la fomente e incentive, que la estimule. Vea usted: ¿Cuánto no se ahorra económicamente el gobierno con las familias que ayudan a sus ancianos? ¿Cuál ha sido la institución que cuida a los discapacitados, que compra medicamentos para los enfermos, que educa a los futuros ciudadanos? La Familia.

¿Por qué no pensar en dar subsidios a las familias que hacen bien las cosas, que hacen cosas más allá de lo ordinario? ¿Por qué apostarle a tener una “perspectiva” de Familia en las políticas públicas de esta legislatura? Porque la Familia NO es un problema -aunque los tenga-, sino que es, probablemente, una de las grandes soluciones a muchísimos problemas sociales: adicciones, problemas económicos, violencia, abandono escolar, inseguridad emocional, poca civilidad, etc. Es mucho más económico, eficaz y benéfico para el gobierno arreglar el todo social a través de la Familia, que intentar resolver cada problema por separado y al margen de la Familia.

Hay que buscar “la sana convivencia, el respeto, la solidaridad, el apoyo moral y los valores dentro de una familia, involucrando al mayor número de sectores posibles, teniendo como finalidad generar mayor conciencia de la trascendencia social de lo que representa la familia mexicana”. “Edificar una cultura favorable hacia ella e impulsar la capacidad de las instituciones para la aplicación de políticas públicas que vayan dirigidas a atender los problemas relacionados con este tema y poder lograr una integración familiar”. “Diversos estudios demuestran que la familia es el tema social de mayor preocupación e interés en la sociedad mexicana.” “De acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2010, la mayor porción de hogares en México es de tipo familiar, el 90.5%”. “Es indispensable fortalecer las acciones institucionales a favor de la familia. Ello requiere del compromiso de los tres órdenes de gobierno para articular estrategias orientadas a reducir y armonizar los factores que le afectan.” Estas frases no son del Papa Francisco. Son de la Senadora Lisbeth Hernández Lecona (PRI, Morelos), Presidenta de la Comisión de Familia en el Senado.

¡Chapeau! Ojalá los diputados aprendan.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar