Últimas noticias:

Pablo el caminante eterno, capítulo XVIII. Pablo y Bernabé convertidos en dioses.

Los caminos de Dios son para nosotros muchas veces misteriosos, pero siempre tienen un propósito, así este encuentro de Pablo con este muchacho llamado Timoteo sería muy importante para el apóstol y para la Iglesia, y se suscitaría entre ambos con el tiempo una relación de padre e hijo más importante que la relación que da la sangre, porque la que se basa en lo espiritual, y sobre todo en el amor a Cristo trasciende para toda la eternidad. 


Pablo predica 


Pablo realizará visitas a las comunidades cercanas, y seguramente ya lo acompañaría Timoteo que conoce la región, preludio del acompañamiento que seguiría después en la labor apostólica entre ambos.

Un día se celebraba en Listra una fiesta para el dios Júpiter, como en todas estas ocasiones se empezaba a reunir una multitud para los preparativos, los apóstoles no dejan escapar la ocasión para dar una prédica, entre los asistentes se encuentra un cojo de nacimiento que escucha con atención esta doctrina de la esperanza, y cómo entre otras cosas Jesús pasó haciendo el bien entre los enfermos, entre algunos que  como él desde el nacimiento  eran menospreciados por la sociedad, de repente Pablo siente una inspiración y le manda al cojo que esperaba escuchar  esas palabras que se ponga de pie.

Entonces empieza la confusión de sentimientos, es sin lugar a dudas un milagro que toma a todos desprevenidos, empezando por el beneficiario que se pone de pie y arroja las muletas, seguramente con una sensación de libertad que jamás se había imaginado llegar a sentir, la multitud empieza a decir que los dioses han bajado a visitarlos, que seguramente el mismo Júpiter llega en persona a su fiesta y realiza este portento como manifestación de su poder.

Prestos informan al sacerdote de Júpiter y se forma una procesión para adorar a los dioses que han venido a visitarlos, Pablo y Bernabé tardan tiempo en darse cuenta de lo que está sucediendo y cuando lo hacen reaccionan con espanto, ya que como buenos judíos tenían un terrible horror a la  adoración de los ídolos, y ahora ellos mismos estaban convertidos en ídolos vivientes, y les dicen a los hombres en forma poco prudente que están equivocados, y sin pretenderlo los ridiculizan, cosa  bastante delicada porque hiere los sentimientos de las personas aún más sencillas, y entonces la multitud cambia diametralmente su simpatía  para con ellos y les dice que si no son dioses entonces deben ser hechiceros. Aparecen entonces unos judíos que dicen que en verdad estos personajes son un peligro y que ya han tenido que ser expulsados de otras ciudades por sus malas artes.

A toda prisa tiene que escapar de la multitud y regresan a la casa donde estaba viviendo. Una semana después Pablo intenta predicar nuevamente, pero percibe hostilidad en el ambiente, de pronto empiezan los insultos y alguien lanza una piedra, y como suele suceder en estos casos la multitud se deja guiar por sus pasiones, y llega así otra, y después la multitud lo golpea, y Pablo recuerda seguramente la escena cuando él fue testigo del apedreamiento de Esteban y escucha una voz que le dice que tendrá que padecer mucho.

Casi ya inconsciente el apóstol pensaría que así tal vez expiaba la muerte de Esteban, mientras era arrastrado fuera de la ciudad ya casi muerto. Seguramente ese día Bernabé estaba predicando en otro sitio, cuando regresa a casa no está Pablo, la familia se empieza a preocupar y se enteran del incidente, pero no pueden salir a buscarlo. Por fin al anochecer salen y ven al apóstol y lo consideran muerto, así que hay llantos y desesperación, pero se acercan y escuchan una leve respiración, Pablo vive porque todavía tiene que completar una gran misión que apenas empieza.

 

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar