Últimas noticias:

Del ensueño a la locura; Carlota una princesa infortunada - Cap XXVIII Un viaje sin regreso

Maximiliano recorría Miramar tratando de llevarse en su recuerdo cada rincón que debería abandonar por escuchar el canto de las sirenas. No sabemos si con esta frase poética se refería a los consejos y presiones que había recibido de Carlota para aceptar la corona mexicana. Los días siguientes mientras se preparaba su equipaje y se embarcaban las cosas que habían de llevar en la fragata Novara, Maximiliano evitaría al máximo todo acto oficial.



El día 14 de abril de 1865 se reúne una multitud para despedir a la pareja real y agitan sus pañuelos en señal de despedida. Maximiliano deja como testamento que los jardines de su palacio puedan ser visitados por la población, como es hasta el día de hoy, y su tristeza era evidente, ya que el futuro emperador no parecía ser el de aquellas personas que viven deseando el poder como la esencia de su vida.

Los días siguientes fueron más agradables, y antes de salir de Europa se dirigieron al Vaticano para recibir la bendición del Papa. Al llegar fueron recibidos por los embajadores de México, Francia y Austria, y posteriormente por el cardenal Antonelli, Secretario de Estado.

Los dos días en Roma fueron inolvidables, según le escribió Carlota a su abuela; visitaron la Basílica de San Pedro y las catacumbas, asistieron a misa con el Papa Pio IX; después desayunaron con el pontífice, quien además al día siguiente los visitó donde se hospedaban y les otorgó su bendición. Además, pudieron visitar a familiares y a amigos que tenían en la Ciudad Eterna, sin que en realidad se pudieran tratar asuntos a fondo de la situación de las futuras relaciones entre la Iglesia y el nuevo imperio. La visita terminó con una gran cena de gala donde acudieron cerca de trescientos invitados.

Por último, en la esquina de Europa, Gibraltar, fueron recibidos por la marina inglesa y la española; descendieron y el gobernador Codrington los invitó al día siguiente a una excursión alrededor del fuerte y al día siguiente a una carrera de caballos.

Al terminar esta visita y zarpar, Maximiliano dirigiría la vista, por un lado, hacia Europa, pensando que tal vez era la última vez que la vería; y por otro, hacia el inmenso mar, sabiendo que del otro lado estaba México, donde debería desempeñar el papel más importante de su vida.

Durante el viaje, en donde estaban algunos mexicanos, no parece que se haya trabajado demasiado haciendo planes estratégicos para un país que se encontraba devastado económicamente y con gravísimos problemas políticos, aunque se redacta  el estatuto Provisional del Imperio Mexicano, donde se establece que la forma de gobierno sería una monarquía moderada, representando la máxima autoridad el emperador, que la ejercería a través de las autoridades y funcionarios públicos, defendiendo los principios liberales que habían funcionado en Austria y que se referían a la protección de las libertades individuales, sociales y nacionales. Carlota se dedica a seguir estudiando español y a diseñar cosas banales para su corte.

Antes de llegar a Veracruz, hacen una escala en La Martinica, donde tiene la oportunidad de escalar uno de sus picos y admirar la vista; y después en Jamaica, donde son muy bien recibidos y agasajados por las autoridades.

Al pasar por Cuba, se enteran que el embajador Americano ha abandonado México, lo que es un mal augurio, ya que con toda claridad, con ese acto de manifestaba que el apoyo de Estado Unidos estaría con Juárez. Así, el 28 de mayo de 1864 por fin se pudo ver en el horizonte el Puerto de Veracruz, que en ese entonces contaba con diez mil habitantes. Seguramente, por la cabeza de los emperadores pasarían mil ideas sobre su futuro y recuerdos de su pasado y el corazón les latiría apresuradamente.

 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Comentarios  

#1 Sergio Ortiz 07-10-2016 11:45
Muy interesante esta serie de artículos que he seguido con mucha atención. Solo un pequeño comentario de este: Al iniciar el artículo dice "El día 14 de abril de 1865 se reúne una multitud para despedir a la pareja real..." hablando de los jardines de Miramar, pero al final dice " Así, el 28 de mayo de 1864 por fin se pudo ver en el horizonte el Puerto de Veracruz...," Es decir, aparentemente hay un error en el año en alguno de los dos partes. SAludos
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar