Últimas noticias:

Del ensueño a la locura; Carlota una princesa infortunada – Cap XXVI Maximiliano cauteloso, Carlota entusiasmada

No vayamos a pensar que Maximiliano estaba muy entusiasmado con venir a ser emperador de un país lejano que no conocía y que estaba convulsionado con una violencia casi sistemática desde que se consumó la independencia y la masonería con la complicidad de Estados Unidos; o podríamos decir al revés, Estados Unidos con la complicidad de la masonería habían derrocado a Iturbide y sus planes de hacer un gran imperio hispanoamericano, basado en las tradiciones y la fe común, por lo que el futuro emperador había exigido a los mexicanos que le presentaran pruebas de una votación donde fueran la mayoría de los mexicanos los que estuvieran deseosos de tener un emperador que pusiera orden y le diera oportunidad al país de progresar.



Mientras tanto, Carlota mezclaba muchas ideas en su mente, por un lado veía que el futuro de ellos estaba sumamente acotado, ya que Francisco José tenía relegado a Maximiliano y jamás tendría ninguna importancia ni injerencia en el gobierno del imperio Austriaco; sin embargo, en México tendrían la oportunidad de desarrollar un imperio sobre el cual podrían dejar un legado de progreso, y así trascender en la historia como personajes destacados.

Los monarquistas mexicanos obtuvieron una serie de firmas de notables de muchas partes del país, e hicieron una serie de maniobras para hacer parecer que en verdad la mayoría de los mexicanos estaban deseosos de un cambio radical en la forma de gobierno.

La abuela de Carlota, la reina María Amelia no se mostraba nada favorable a este proyecto, por lo que Carlota le dirige una carta donde entre otras cosas además de manifestarle como siempre su gran amor le dice que ve en esta oportunidad un designio de la Providencia, que no es el capricho de ceñirse una corona porque esas oportunidades ya las había tenido y las dejó pasar, porque no era ese el objetivo principal de su vida. En la carta le dice a su abuela que un joven de treinta y dos años como lo era su esposo debería tener un mejor futuro y que además México era en verdad un país muy hermoso.

La reina Victoria de Inglaterra veía sin futuro esa aventura mexicana por lo que decidió ofrecer la corona de Grecia a Maximiliano. El rey Leopoldo padre de Carlota durante una visita a Bruselas los animaba a aceptar la oferta de la reina Inglesa, pero a la pareja no le pareció atractiva, ya que la situación política de Grecia era muy complicada y Maximiliano no confiaba en los griegos.

Se dirigieron después a París donde fueron tratados en la corte como si ya fueran emperadores, pese a eso se sentía un ambiente extraño, pues muchos de los que los rodeaban veían con malos ojos la imposición del imperio en México y en general los diputados se oponía a que Francia se embarcara en una aventura que a todas luces parecía destinada al fracaso y costaría mucho dinero a Francia para respaldar a Maximiliano en el trono.

Carlota y Maximiliano se fueron a Londres donde fueron tratados con respeto pero en ningún momento se sintieron apoyados, la abuela de Carlota trató en vano de disuadirla y se dice que al despedirse lloró y exclamó con profunda tristeza ¡Serán asesinados!

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar