Últimas noticias:

Del ensueño a la locura; Carlota una princesa infortunada – Cap. XXV Adiós a la corte francesa.

Posteriormente a la visita a la corte francesa los Miramón deben haber tenido mucho que comentar, y días después a través de un amigo recibieron la solicitud para reunirse con el conde de Morny, medio hermano del emperador que se había distinguido como militar en África y había sido condecorado por su valor.



Concertada la cita llegó en la fecha acordada el conde, y se quedó platicando con Miramón un buen tiempo, después de despedirse Concha se acercó con su marido para preguntarle el resultado de la entrevista; el rostro de Miramón manifestaba un gran disgusto y sin disimular el enojo que lo envolvía le platicó a Concha que el visitante había venido a ofrecerle que se fuera a México a apoyar al ejército francés a cambio de una paga generosa con la garantía de que aún en el caso de fracasar tendría asegurado su futuro en Europa.

Miramón había respondido con indignación al conde sobre la oferta que le presentó, tal vez el conde estaba acostumbrado a que todos se ajustaran a la voluntad del emperador y muy pocos a rechazar una oferta económica, pero se había topado con un hombre que era un caballero, que con mucha dignidad había despreciado semejante oferta y esta tajante respuesta les costaría a los Miramón no ser invitados más a la corte de las Tullerías.

Pero las consecuencias no fueron solamente con los franceses sino con otros mexicanos como Almonte, que consideraron “soberbia” la actitud de Miramón y veían atrás de esta conducta a Concha a quien se dedicaron a desprestigiar, ante esta situación los Miramón partieron para Sevilla donde tenían algunos amigos.

Es muy probable que con frecuencia Miramón recordara sus momentos de gloria en México cuando combatía y ponía en fuga casi siempre al ejército liberal por lo que era conocido como “El Joven Macabeo” y cómo tenía ya a Juárez arrinconado en Veracruz y la decisión que tomó para terminar la guerra de comprar dos barcos para así tener una incipiente marina y culminar su obra,  pero también, se le vendría a la cabeza lo que  que no contempló que si bien Juárez no tenía barcos, sus amigos los Norteamericanos, a los que les interesaba que los conservadores no se quedaran con el poder si los tenían y los usarían para rescatarlo. 

Juárez agradecería esto con las siguientes palabras: “…El Sr. Comandante Turner, así como los demás jefes de los buques americanos reciban nuestro recuerdo…el hecho será inolvidable para la República Mexicana”. Entonces Miramón comprendió que la causa conservadora estaba perdida, porque él podía combatir y vencer a los liberales, pero no podía vencer a sus adversarios y a su aliado, los Estado Unidos.

Pero sí bien Miramón no era partidario de una monarquía extranjera resulta muy sorprendente que Miguel tiempo después, fuera fusilado en el Cerro de las Campanas con el emperador mexicano y que Maximiliano le concediera el sitio de honor en el momento culminante de sus vidas. Pues más adelante, en nuestra historia conoceremos las razones que lo llevaron a esta situación tan trágica e inesperada.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar