Últimas noticias:

Del ensueño a la locura; Carlota una princesa infortunada – Cap. I ¿Y si yo fuera princesa?

La monarquía parece a todas luces una institución pasada de moda; quedan algunas monarquías europeas de mucha tradición, que en realidad no gobiernan; y otras que son absolutistas, como las de muchos países petroleros.


Historia de México


Sin embargo, aunque vivimos en un mundo republicano y democrático, donde es un dogma el mandato de la mayoría y supuestamente los políticos representan al pueblo, en la mentalidad de casi todos, la realeza sigue siendo como un símbolo y una aspiración en el subconsciente.

Por ello llamamos a algunos personajes “el rey del futbol”, o del tenis; o “la princesa de la moda”, o “el príncipe de la canción”, y por cariño o romanticismo decimos a las mujeres. “pareces una reina o una princesa”; y las historias y los cuentos están siempre llenos de reyes, reina, gallardos príncipes, nobles y caballeros con sus relucientes armaduras y su caballos imponentes.

Las historias más fantásticas y con las que todos soñamos, no están llenas de presidentes ni de senadores, diputados o secretarios de estado, sino de los personajes que nombramos anteriormente; y en los juegos, los pequeños siempre sueñan que son príncipes, princesas, o caballeros o héroes mitológicos; y cuando nos vamos a la historia, nos imaginamos los palacios, las cortes, los banquetes y los bailes reales, las cacerías y los desfiles del rey con su ejército en su uniforme de gala, y casi todos creemos que ése fue el mundo ideal.

Pero, cuando entramos a la realidad de la historia y vamos conociendo la vida de los reyes y de las reinas, nos vamos dando cuenta que la gran mayoría fueron personas que nunca encontraron la felicidad plena y vivieron en un mundo de intrigas y convencionalismos, donde su poder –que parece absoluto– estaba encadenado a situaciones políticas, maquinaciones, traiciones y enfrentamientos con otros poderosos, que hicieron que su vida fuera bastante tensa y angustiosa, y menos aún encontraran un amor como el que tal vez ustedes y yo disfrutamos en nuestras familias.

Y en algunos casos, este contraste entre lo que aparentemente es un sueño, en la realidad se convierte en amargura y desesperación, hasta llegar a la locura, como en el caso de la bella, noble, rica y culta emperatriz de México y princesa de Bélgica, cuyo padre llegó a ser considerado el rey más rico del mundo.

El destino condujo a esta mujer por caminos que seguramente jamás imaginó, y la precipitó en un abismo sin fondo durante muchísimos años de su vida, pero antes de la catástrofe vivió días de felicidad y de ensueño. La vida de Carlota fue larga y llena de expectativas, donde la joven soñó que tendría una existencia llena de triunfos, se enfrentó sin embargo a grandes sufrimientos.

Aunque fue fugaz la presencia de Maximiliano y Carlota en nuestra historia, es uno de esos capítulos más apasionantes de la misma, y por ello dedico esta serie a Carlota, que aunque parece tan sólo una figura decorativa, la realidad es que fue una pieza fundamental en el II Imperio Mexicano.

Cuando visitemos el Castillo de Chapultepec, imaginemos la hermosa belleza del paisaje de aquellos tiempos libres de contaminación, y no dejemos de admirar los cuadros de los retratos de Maximiliano y Carlota, así como los recuerdos que quedaron de su estancia en México.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar