Últimas noticias:

Guadalupe, bella historia que se convirtió en símbolo nacional

Todos recordamos que en la Primaria nos enseñaron que cuando el padre Hidalgo dio el llamado “Grito de Independencia” tomó como símbolo un pendón de la Virgen de Guadalupe. Pocos saben que Juárez, aun siendo masón, decretó en 1859 el día de la Virgen como día de fiesta nacional; y este 12 de diciembre el Papa Francisco ofició una misa en honor de la Virgen de Guadalupe en la Basílica de San Pedro, con asistencia de personas de todo el mundo. O sea que es un gran símbolo reconocido no solamente en México.


Virgen de Guadalupe


Por ello, me parece ocioso que haya quienes tomen esta fiesta como pretexto para sembrar divisiones y aumentar la desunión que de por sí ya es muy grande entre los mexicanos. El Nican Mopohua, que es la narración de este acontecimiento en náhuatl, es muy bella, llena de encanto y debería ser apreciada por todos los mexicanos como una parte de nuestro patrimonio cultural sin distinción de clases, ideologías o credos, aunque ya cada uno, de acuerdo a sus propias convicciones, la puede interpretar de diferente manera.

Aquí algunas partes del bello texto:

“En aquella sazón, el año 1531, a los pocos días del mes de diciembre, sucedió que había un indito, un pobre hombre del pueblo.

“Su nombre era Juan Diego, según se dice, vecino de Cuauhtitlan, y en las cosas de Dios, todo pertenecía a Tlatilolco.

“Era sábado, muy de madrugada, venía en pos de Dios y de sus mandatos.

“Y al llegar cerca del cerrito llamado Tepeyac ya amanecía.

“Oyó cantar sobre el cerrito, como el canto de muchos pájaros finos; al cesar sus voces, como que les respondía el cerro, sobremanera suaves, deleitosos, sus cantos sobrepujaban al del coyoltototl y del tzinitzcan, y al de otros pájaros finos.

“Se detuvo a ver Juan Diego. Se dijo: ¿Por ventura soy digno, soy merecedor de lo que oigo? ¿Quizá nomás lo estoy soñando? ¿Quizá solamente lo veo como entre sueños?

“¿Dónde estoy? ¿Dónde me veo? ¿Acaso allá donde dejaron dicho los antiguos nuestros antepasados, nuestros abuelos: en la tierra de las flores, en la tierra del maíz, de nuestra carne, de nuestro sustento; acaso en la tierra celestial?”.

Aquí vemos datos muy concretos, como una fecha y el nombre del protagonista; pero también una descripción muy poética del entorno y de los sentimientos de Juan Diego.

“… Luego se atrevió a ir a donde lo llamaban; ninguna turbación pasaba en su corazón ni ninguna cosa lo alteraba, antes bien se sentía alegre y contento por todo extremo; fue a subir al cerrillo para ir a ver de dónde lo llamaban.

“Y cuando llegó a la cumbre del cerrillo, cuando lo vio una Doncella que allí estaba de pie, lo llamó para que fuera cerca de Ella.

“Y cuando llegó frente a Ella mucho admiró en qué manera sobre toda ponderación aventajaba su perfecta grandeza:

“Su vestido relucía como el sol, como que reverberaba, y la piedra, el risco en el que estaba de pie, como que lanzaba rayos; el resplandor de Ella como preciosas piedras, como ajorca (todo lo más bello) parecía la tierra como que relumbraba con los resplandores del arco iris en la niebla.

“Y los mezquites y nopales y las demás hierbecillas que allí se suelen dar, parecían como esmeraldas. Como turquesa aparecía su follaje. Y su tronco, sus espinas, sus aguates, relucían como el oro.

“En su presencia se postró. Escuchó su aliento, su palabra, que era extremadamente glorificadora, sumamente afable, como de quien lo atría y estimaba mucho.

“Le dijo: - ‘ESCUCHA, HIJO MÍO EL MENOR, JUANITO. ¿A DÓNDE TE DIRIGES?’

“Y él le contestó: - ‘Mi Señora, Reina, Muchachita mía, allá llegaré, a tu casita de México Tlatilolco, a seguir las cosas de Dios que nos dan, que nos enseñan quienes son las imágenes de Nuestro Señor: nuestros sacerdotes’.

“En seguida, con esto dialoga con él, le descubre su preciosa voluntad; le dice: - ‘SÁBELO, TEN POR CIERTO, HIJO MÍO EL MÁS PEQUEÑO, QUE YO SOY LA PERFECTA SIEMPRE VIRGEN SANTA MARÍA, MADRE DEL VERDADERÍSIMO DIOS POR QUIEN SE VIVE, EL CREADOR DE LAS PERSONAS, EL DUEÑO DE LA CERCANÍA Y DE LA INMEDIACIÓN, EL DUEÑO DEL CIELO, EL DUEÑO DE LA TIERRA, MUCHO DESEO QUE AQUÍ ME LEVANTEN MI CASITA SAGRADA’”.

Una narración sencilla y profunda para un encuentro entre un alma sencilla y pura y la Virgen María que con claridad le hace saber quién y lo que desea.

La historia continúa con las dudas y peripecias que tuvo que hacer Juan Diego, así como la manera en que la Virgen lo va acompañando y solucionando sus dudas y problemas para que pueda cumplir con su misión hasta llegar nuevamente con fray Juan de Zumárraga:

“Y luego extendió su blanca tilma, en cuyo hueco había colocado las flores.

“Y así como cayeron al suelo todas las variadas flores preciosas, luego allí se convirtió en señal, se apareció de repente la Amada Imagen de la Perfecta Virgen Santa María, Madre de Dios, en la forma y figura en que ahora está, en donde ahora es conservada en su amada casita, en su sagrada casita en el Tepeyac, que se llama Guadalupe.

“Y en cuanto la vio el obispo gobernante y todos los que allí estaban, se arrodillaron, mucho la admiraron, se pusieron de pie para verla, se entristecieron, se afligieron, suspenso el corazón, el pensamiento...

“Y el obispo gobernante con llanto, con tristeza, le rogó, le pidió perdón por no luego haber realizado su voluntad, su venerable aliento, su venerable palabra, y cuando se puso de pie, desató del cuello de donde estaba atada, la vestidura, la tilma de Juan Diego en la que se apareció, en donde se convirtió en señal la Reina Celestial. Y luego la llevó; allá la fue a colocar a su oratorio.

“Y todavía allí pasó un día Juan Diego en la casa del obispo, aún lo detuvo”.

…….

Han pasado ya cientos de años y esa casa que pidió la Virgen es visitada por millones de personas de todo el mundo. Ahora, lo que sería importante, es que esas visitas se transformaran, en un auténtico cambio de vida, y que todos los que vayamos a ver a la Santísima Virgen cumpliéramos la voluntad de su Hijo de amar y hacer el bien. Si fuera así, sin lugar a dudas empezaríamos a transformar a México y al mundo entero.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar