Últimas noticias:

Junípero Serra, un santo de 3 naciones - Cap X Rumbo a California

Si hoy en día planeamos un viaje a California, pensamos en seguida en hacer una reservación en una línea aérea y nos parece un vuelo largo. Pero si por alguna razón lo tenemos que hacer en automóvil o en autobús, ya casi nos parece una pesadilla; ahora imaginemos las dificultades en tiempos del Padre Junípero Serra, ya que había que hacerlo a pie y en condiciones muy peligrosas, donde los caminos casi no existían.


La vida de santos


Pero al Padre Junípero Serra y a sus compañeros les pareció la oportunidad de lograr un sueño que habían acariciado durante muchos años, así que partieron con gran entusiasmo y llegaron a la ciudad de Querétaro, donde pudieron descansar algunos días y el Padre saludar a muchos de sus queridos hermanos. Posteriormente llegarían a Guadalajara, donde tomarían otros días de reposo para por fin arribar a Tepic, después de treinta nueve días de caminata.

Con un poco de decepción se enteraron de que no había manera de navegar, pues apenas se estaban construyendo las pequeñas embarcaciones que iban a conducirlos a su destino; además, había que esperar a otros religiosos, así que el Padre Junípero Serra decidió que había que trabajar en la región, y en seguida organizó a los religiosos para que hicieran misiones en todos los poblados cercanos, hasta marzo de 1768.

Del 1º de marzo al 12 de abril, navegaron sin novedad hasta llegar a Loreto; era Viernes Santo y desembarcaron hasta el día siguiente. Mientras tanto, Don José de Gálvez se embarcaba en San Blas, para ir a hacer una visita a la región por encargo del virrey, llegando para entrevistarse con el Padre Junípero Serra y hacer un plan, dado que mucho era territorio habitado por salvajes, que lo hacían muy peligroso.

Se determinó que salieran tres naves, una de las cuales se perdió sin que se supiera nunca nada de ella; y también al mismo tiempo salieron dos misiones por tierra al puerto de San Diego, donde se juntaron las expediciones marítimas con la terrestre. El Padre Junípero Serra salió después para avanzar todavía más y llegar hasta Los Ángeles. Caminando unos cuantos kilómetros más y encontraron suelo fértil, y le pareció al Padre que era un buen lugar para fundar una misión.

Para regresar al puerto de San Diego hubo una caminata de cuarenta y seis días. En el camino, el Padre sufrió terribles dolores en su pie afectado; sin embargo, no aceptó quedarse, porque sentía que tenía que trabajar en la fundación de esa misión, y como los grandes santos, se sobrepuso a toda esta dificultad hasta llegar a ese bello puerto el 1º de julio.

Pero no todo fue fácil. Los indios se acercaban, pero no aceptaban los alimentos que les ofrecían porque les parecían muy extraños, creían que eran malos y por eso los españoles se enfermaban; además, en cuanto podían, se llevaban lo que podían y pronto se decidieron a tratar de tomar la incipiente misión que se empezaba a construir. Sólo fueron detenidos por los soldados que habían acompañado a los Padres, dado que este territorio -como dijimos- se consideraba muy peligroso.

El 15 de agosto, fiesta de la Asunción de la Virgen, los Padres subieron a uno de los barcos donde había varios enfermos; cuando estaban celebrando misa, pudieron ver que llegaban indios armados con sus flechas y empezaron a saquear todo lo que tenían a su alcance, incluyendo las sábanas de los enfermos. Los soldados tomaron sus armas, y los indios se dieron cuenta de que corrían gran peligro; se retiraron, pero dejaron un soldado muerto y varios heridos. Los indígenas tuvieron también algunos muertos en ese desafortunado episodio.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar