Últimas noticias:

No tires a la basura una Semana Santa más

Si sólo ves en la Semana Santa una oportunidad para descansar o salir de vacaciones, estarás tirando a la basura un valioso y enorme tesoro, que es conmemorar y revivir el suceso más grande de la historia y de tu propia vida.


Semana Santa 2015


Y no es que no puedas aprovechar también esta oportunidad para algo tan necesario como es el descanso en estos tiempos de tanto estrés, presiones y preocupaciones, no tan sólo para cambiar la rutina, sino también para convivir con la familia y amigos, que cada vez resulta más difícil por la falta de tiempo. Pero debes considerar que tu alma requiere de atención, de alimento y de profundizar en lo que significa la propia existencia y la misión de tu vida.

Si la denominación en sí misma de Semana Santa tiene una gran carga de significado, en la práctica la comercialización y nuestro propio alejamiento de la vida espiritual la han convertido en sinónimo de “me voy de mi lugar de residencia, y si no puedo, al menos me dedico a buscar todas las diversiones o actividades deportivas disponibles en mi propia localidad”.

Es indudable que en las tradiciones locales se mezclan muchas representaciones locales que se han convertido  en cuestiones más bien sociales, pero al mismo tiempo, en estos días la Iglesia nos ofrece la oportunidad de profundizar en nuestra fe y de irnos al fondo de nuestra propia conciencia por medio de ceremonias litúrgicas llenas de contenido y de belleza, a las cuales valdría muchísimo la pena acercarnos, sobre todo si es posible en familia.

El Jueves Santo, por ejemplo, está la Misa de la institución de la Eucaristía, donde se recuerdan pasajes muy intensos de la vida de Jesús y de los fundamentos de nuestra fe. Ahí se habla de la institución del sacerdocio, del mandamiento del amor que condensa todas las enseñanzas del Maestro, se revive el lavado de pies que Jesús hizo a sus apóstoles, en una muestra de humildad, y sobre todo, el solemnísimo momento de la institución de la Eucaristía.

El viernes tenemos el rezo del Viacrucis, el Sermón de las Siete Palabras y la liturgia de la Adoración de la Cruz que nos recuerda la Pasión del Señor.

El sábado por la noche, podemos vivir una de las experiencias espirituales más maravillosas asistiendo a la Misa de Pascua de Resurrección, que se inicia en las afueras del templo y concluye llena de luz y alegría con la Resurrección del Señor; y el domingo, que en realidad es la fiesta más importante del año por su significado, la Misa de Resurrección, a la que ningún cristiano debería faltar.

Sorpréndanse y sorprendan a sus seres más queridos, invitándolos –donde quieran que se encuentren en estos días– a no tirar a la basura la oportunidad que nos brinda esta Semana, asistiendo a alguno de estos actos litúrgicos para reflexionar y crecer en la fe y relación con Dios, que es lo único que verdaderamente puede dar sentido a nuestras vidas, en todas la altas y las bajas que son inevitables durante nuestra peregrinación, hasta que lleguemos un día a la casa del Padre Eterno.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar