Últimas noticias:

Cuarto Informe de Gobierno; retos para 2017-2018

 Estamos por iniciar un mes muy importante para los mexicanos, al conmemorar el 216 aniversario de nuestra Independencia. Para COPARMEX, septiembre será aún más especial, porque vamos a celebrar nuestro 87 aniversario.Este jueves 1º de septiembre conoceremos, además, el Cuarto Informe de Gobierno, con el  balance de lo logrado hasta ahora.



Sin duda, sobresalen las reformas estructurales aprobadas desde el inicio del Sexenio, que no han tenido el alcance y profundidad que esperábamos, a causa de las complicaciones en el entorno económico internacional, como la creciente inestabilidad cambiaria, la debilidad en el crecimiento de los Estados Unidos y la caída de los precios del petróleo.

El crecimiento promedio de los primeros 4 años de la actual administración, que es del 2.0% de acuerdo con los cálculos de los analistas, supera a lo observado en los dos sexenios precedentes, sin embargo, no hemos alcanzado la transformación productiva y profunda que se requiere.

Estamos lejos aún de alcanzar los resultados que se esperaban, en términos de crecimiento y de creación de empleos. Necesitamos tasas de crecimiento mayores para brindar impulso a la inversión y crear el millón de empleos que se demandan anualmente en nuestro país. 

Desde los primeros meses de este año, en COPARMEX hemos advertido de las señales preocupantes en el ritmo del endeudamiento, así como del incremento en el gasto de gobierno, a pesar de los dos recortes presupuestales que fueron realizados este año.

Dijimos desde el 20 de abril, en nuestra señal COPARMEX que había que cuidar el ritmo del crecimiento de la deuda pública, que del 33.9% del PIB que observaba en diciembre de 2012, alcanza ya el 45.5% del mismo indicador al cierre del primer trimestre de este año.

Las calificadoras de riesgos alertaron sobre esta tendencia e incluso advierten que habrá focos rojos si la deuda pública alcanza niveles del 47% - 48% del PIB para finales del 2018 -2019, lo que marcaría una tendencia de crecimiento preocupante, por los constantes déficit fiscales que, aunque son moderados, se dan en un contexto de bajo crecimiento de la economía. Ello reduce el margen de maniobra ante eventuales shocks externos.

Por otra parte, las reformas financiera y hacendaria no han generado un impacto positivo suficiente, a pesar de que ha aumentado la colocación del crédito al sector privado y de que ha mejorado ciertamente la recaudación para alcanzar el 13% del PIB al cierre de 2015, con respecto y en comparación del 9.7% del Producto que se observaba en el 2012. 

Los mayores retos de México en 2017 serán la evolución de la deuda, pero también las posibles fluctuaciones de las tasas de interés y el tipo de cambio, variables fundamentales para preservar el ritmo de consumo en el mercado interno.

El sector patronal espera un mayor esfuerzo por volver más eficiente el gasto de gobierno, mediante ajustes que permitan mayor inversión pública y menor gasto corriente en el Presupuesto de Egresos 2017, que será enviado por el Ejecutivo el próximo 8 de septiembre. 

Es fundamental lograr el superávit fiscal en 2017 y en 2018; esa será la señal de que se está corrigiendo el rumbo, porque es insostenible la actual estrategia de endeudamiento.

Por otra parte, debemos resolver también las carencias de nuestro Estado de Derecho, las cuales constituyen nuestra mayor debilidad estructural, que nos resta competitividad internacional e inhibe el bienestar general.

México requiere de una estrategia diferente, una política económica que potencie nuestras capacidades productivas y competitivas. Las Reformas Estructurales son una formidable plataforma para lograrlo, siempre y cuando se logren vencer resistencias, y se instrumenten los cambios a fondo, para llevar a la realidad los proyectos plasmados en el papel. Es necesario un Acuerdo Nacional para reactivar la economía, fortalecer el Estado de Derecho y abatir la corrupción.

En esta reflexión del Cuarto año del Gobierno Federal, vemos cómo la estrategia para resolver conflictos, como el ocasionado por la CNTE, ha puesto en riesgo el Estado de Derecho en entidades que hoy están al borde de un colapso social, económico y político, donde los grandes perdedores hemos sido los empresarios, pero sobretodo los ciudadanos y los niños y jóvenes que no han podido recibir la educación dentro del periodo escolar.

El saldo de las pérdidas y los daños ocasionados por la CNTE son todavía incuantificables y se siguen acumulando. Es obligación del Gobierno poner fin ya a este conflicto para que se abran nuevos negocios, las escuelas funcionen y regresen los turistas a estas localidades. 

La exigencia ciudadana en el tema es de soluciones, de resultados inmediatos, de restaurar el Estado de Derecho, no más rehenes ni más pérdidas para los que sí trabajamos por un mejor país, para nosotros y para nuestros hijos.

El Ejecutivo Federal confluyó con la sociedad civil organizada en la aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción. Esto demuestra que cuando Gobierno y Sociedad ponen por delante el bien común, se pueden construir grandes acuerdos en beneficio de todos.

Es de reconocer la disposición del presidente de la República para que el Sistema Nacional Anticorrupción mantuviera el espíritu ciudadano que le dio origen.

Este cuarto año de gobierno es un buen momento para generar los ajustes necesarios, para retomar el rumbo hacia un gobierno que entregue buenas cuentas y que realice los cambios profundos que necesitamos. 

El rumbo del país requiere de un mayor compromiso del Gobierno para garantizar la vigencia del Estado de Derecho, condiciones adecuadas de Seguridad y la posibilidad de que los mexicanos sigamos trabajando para alcanzar mejores condiciones económicas y de calidad de vida.

La realidad nos obliga a ser serios, a afrontar los problemas de  frente, a no maquillar ni matizar con el afán de presentar una mejor cara de nuestro país. Hoy es tiempo de redoblar esfuerzos y de ser contundentes en las soluciones que consoliden el México por el que todos estamos trabajando. Es un México posible, y todos tenemos que construirlo. 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo