Últimas noticias:

Blindar a México de la inestabilidad

El Banco de México advirtió que la volatilidad financiera y la debilidad de la economía mundial permanecerán a lo largo de varios meses, lo que significa que será muy difícil alcanzar un mayor crecimiento económico. En consecuencia, se dificultará la creación de más empleos.


Coparmex


Los niveles históricos tocados por el dólar esta semana, por encima de los 19 pesos parecieran confirmarnos que este año seguirá siendo muy complicado en lo económico.

Los expertos coinciden que los riesgos para México se aprecian principalmente en tres frentes:

1.- El ritmo de crecimiento de la deuda pública. El déficit público alcanzó cerca de 638 mil millones de pesos al cierre del año pasado, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda. Ése es el monto más alto de la historia del país.

El saldo de la deuda pública se ha incrementado en 10.5 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto en lo que va de este sexenio, con respecto del 36.4% observado en 2012.

Si se mantiene esa tendencia, la deuda pública alcanzará casi el 49% del PIB al cierre de este año. Y como es lógico, los inversionistas extranjeros ven con cautela un nivel de endeudamiento superior al 50% del Producto Interno Bruto.

2.- El déficit de la cuenta corriente, que registra el mayor nivel de los últimos 17 años, equivalente al 2.9% del PIB al cierre del tercer trimestre de 2015.

Actualmente, el déficit se financia en un 70% con inversión extranjera directa, pero si sigue creciendo, será difícil obtener estos recursos en el exterior en un entorno internacional complejo, por lo cual se verán afectadas las reservas internacionales.

Recordemos que las crisis económicas de México en los últimos 50 años han entrado, precisamente, por el lado de la cuenta corriente de la balanza de pagos.

3.- La debilidad del Estado de Derecho, que es uno de nuestros mayores rezagos estructurales, es el aspecto peor evaluado de México en materia de competitividad.

En diversos índices nacionales e internacionales, la corrupción y el incumplimiento de la ley son considerados como los principales obstáculos para los negocios, para el crecimiento de la economía y para el desarrollo del país.

Los niveles de corrupción e impunidad nos cuestan alrededor del 9% del Producto Interno Bruto, según estimaciones del Banco Mundial, lo que se traduce en pérdidas económicas a la sociedad: para el gobierno, para las familias y para las empresas, afectando en mayor medida las pequeñas y medianas, desincentivando su crecimiento.

Por ello, la COPARMEX propone tomar medidas concretas que permitan reforzar el blindaje de la economía, de preservar los empleos formales e incluso aspirar a crear nuevas fuentes de trabajo.

En primer término, es indispensable que los tres órdenes de gobierno limiten su endeudamiento interno y externo. Ante un escenario de flujos decrecientes, no debe comprometerse el futuro mediato y de largo plazo de las finanzas públicas derivado de pasivos no manejables por su cuantía y vencimientos.

En segundo lugar, es necesario que el esfuerzo realizado por la sociedad para un mayor pago de impuestos sea compartido por el gobierno.

Coincidimos con la propuesta del Banco de México de realizar una reducción adicional al gasto público, sobre todo al gasto corriente del gobierno, para hacer frente de esta manera al choque generado por la caída de los ingresos petroleros.

En tercer término, es indispensable un programa emergente para incentivar a las empresas para exportar, a través de apoyos de promoción, financieros y de facilitación de los procesos normativos. Las exportaciones permitirán generar los flujos adicionales que México requiere para estabilizar su cuenta corriente.

En cuarto lugar, es urgente consolidar el sistema nacional anticorrupción, así como el sistema nacional de transparencia, herramientas prioritarias para alcanzar la plena legalidad.

Demandamos que el Congreso de la Unión lleve a cabo el proceso de discusión y aprobación de las leyes en los plazos establecidos, y terminar 2016 con esas legislaciones en vigor y las autoridades cumpliendo puntualmente con las mismas. No hay excusa válida para no hacerlo.

Legislaciones robustas y autoridades comprometidas con la transparencia y el combate a la corrupción, pueden contribuir a recuperar la confianza de los ciudadanos, incluidos los empresarios, para fortalecer la democracia mexicana.

Afrontando los desafíos de corto plazo y consolidando nuestra competitividad, México puede preservar su estabilidad económica, mejorar sus niveles de desarrollo y con ello lograr el bienestar para sectores más amplios de la sociedad.

Ése es el mayor reto, y ése debe ser el compromiso.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo