Últimas noticias:

Aguirre y el dilema de EPN

¿Quién se hubiera imaginado que un gobierno emanado del principal partido de izquierda en México persiguiera y desapareciera a estudiantes normalistas, cuando durante años se sintió heredero de la lucha estudiantil de 1968?


La crisis de Peña Nieto


Los terribles acontecimientos de las últimas semanas en Guerrero muestran de forma lastimosa un fenómeno que no es nuevo en este país, la lucha de intereses políticos por encima del bien común, una sociedad que es golpeada en el juego del poder.

Ángel Aguirre, gobernador de Guerrero, no es un improvisado en la política. A los 20 años era funcionario de la Presidencia de la República durante el gobierno de José López Portillo. A los 25 años era el secretario particular del gobernador guerrerense, Alejandro Cervantes, el mismo que lo nombraría como su secretario de Gobierno al final de su periodo.

Operador político en su estado, dejó la Secretaria de Desarrollo Económico para ser el responsable de aplicar el Programa Nacional de Solidaridad en la Costa Chica de Guerrero. De ahí se convierte en diputado federal en la LV Legislatura.

En 1993, al iniciar Rubén Figueroa Alcocer su periodo como gobernador, éste lo nombra presidente del PRI en el estado. Tres años después, el destino lo convierte en gobernador interino, al suceder a Figueroa luego del escándalo de la matanza de Aguas Blancas. Ironías de la vida: ahora, otra matanza lo puede dejar fuera del poder.

Aguirre estuvo mucho tiempo en la congeladora política. En 2003 regresa a la Cámara de Diputados, y en 2006 es electo senador por su estado. Desde esa posición, busca la gubernatura por el PRI, pero se impone Manuel Añorve, alcalde de Acapulco y miembro del grupo de Manlio Fabio Beltrones.

Ángel Heladio es recibido por el PRD, que aunque gobernaba el estado por medio de Zeferino Torreblanca, veía el peligro de perder el estado. Así, Aguirre no sólo se convierte en la tabla de salvación, es el rescate de un proyecto político para el “sol azteca”. La historia ya es conocida, Aguirre le gana al candidato del PRI.

Toda la problemática de Guerrero no es de ahorita, pero es lógico que el peso del reclamo esté en la figura del gobernador, sólo que ahora el tema no sólo brincó la barrera del estado y del país, sino que ya es un tema internacional. En un principio, el gobierno de Peña Nieto quiso reducirlo al ámbito de la autoridad estatal, pero ahora le pega directo a su Administración.

La primera gran crisis política del gobierno de EPN, a unos meses del proceso electoral de 2015, viene de un error de cálculo en el trato con el gobierno de Aguirre, pues se buscaba no entrar en conflicto con el PRD, uno de sus aliados potenciales.

Y no sólo le han pagado mal al Presidente en este tema sus aliados en la izquierda. Al iniciar septiembre, se animó a meter por primera vez al Congreso una iniciativa preferente, pero en el Senado, por medio del PRD, le cambiaron el 95% de su propuesta. Lo sorprendente fue que ¡los propios senadores del PRI lo aplaudieron!

Ahora, el dictamen del Senado está en la Cámara de Diputados. El panorama marca que, por los tiempos legislativos, es difícil que la modifiquen, pues regresaría al Senado, y la prioridad de los diputados será sacar el presupuesto de egresos, por lo que el Presidente tiene dos caminos: dejar que le aprueben el dictamen como está ahora y publicar la referida ley, aun sin tener el sentido original con el que la promovió… o ¡vetar su propia iniciativa!

No queda duda que Enrique Peña Nieto tiene un gran dilema.

@yoinfluyo

gtorres@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar