Últimas noticias:

La absurda carrera por el 2018

Aún no llegamos a las elecciones del 2015 y varios miembros de la clase política ponen sus miras en la elección presidencial del 2018. ¿Por qué las ansias?, ¿Por qué si faltan cuatro años, algunos actúan como si fuera a realizarse el próximo año?


Las elecciones del 2015


La verdad es que es algo tradicional dentro del manejo de la clase política mexicana generar escenarios y rumores sobre sucesiones y nuevos encargos. Soñar no cuesta nada.

Lo que sí es un elemento a considerar es que el proceso electoral del 2015 es una batalla que tendrá consecuencias para la sucesión presidencial del 2018.

Por el lado del PRI, la pelea se dará por cuántos diputados logran meter Luis Videgaray, titular de la SHCP, y Miguel Ángel Osorio Chong, cabeza de la SEGOB. Los dos aspiran a la nominación de su partido, y como ex diputados federales, saben que del Congreso se da la asignación de los recursos públicos del presupuesto de cada año… y de ahí la posibilidad de formar redes de apoyo.

No hay que descartar al ya casi ex diputado federal Manlio Fabio Beltrones, quien necesita seguir con los reflectores. Los rumores lo ubican en dos opciones: la presidencia nacional del PRI o el gobierno federal, y si éste último fuera el caso, sólo se le ubica en la Secretaria de Gobernación; pero, la verdad, se ve difícil que Osorio Chong deje ese cargo, por lo que Beltrones tendrá que hacer negociaciones clave para subsistir en la política nacional.

Y aunque puede sonar increíble, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, no se descarta como aspirante presidencial; su carta de presentación no es su gestión como gobernador, sino que puede representar a los intereses de varios grupos del PRI y del propio gobierno federal que no se ven reflejados en las figuras de Videgaray, Beltrones y Osorio Chong.

En el caso del PAN, brincan cuatro nombres. Por un lado, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, que ya sufre en carne propia los efectos de malas decisiones de su gobierno, como fue el caso del niño muerto por una bala de goma. Su llegada por medio de una alianza electoral con el PRD, MC y PANAL motiva a su grupo político a impulsar esa estrategia electoral en 2018.

El otro es el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, quien también vive el escándalo de la construcción de una presa particular para terrenos de su familia y la desgracia ambiental de Grupo México en su estado. Padrés tiene una carrera exitosa, pues no ha tenido derrotas electorales, pero el ambiente de su sucesión pueden apagar sus aspiraciones, pues Sonora podría regresar a las manos del PRI.

Margarita Zavala es la tercera aspirante. Su anuncio de que busca una diputación en 2015, es la estrategia clara del grupo “calderonista” para posicionarse en los medios y dentro del panismo. Y es que, después del gobierno de Felipe Calderón, Ernesto Cordero no sólo no pudo llevar el liderazgo del grupo, sino que incluso hizo que éste se mermara ante el fortalecimiento del “maderismo”, que paradójicamente nació de este grupo. El problema de Margarita Zavala es la mala imagen de su marido; por eso, la obsesión de la diputación para desmarcarse.

Un cuarto aspirante es su actual dirigente nacional, Gustavo Madero, quien –se especula– podría renunciar a su cargo para buscar la coordinación del grupo parlamentario en la Cámara de Diputados en 2015. La cercanía de Madero con el actual gobierno federal del PRI no sólo molesta a panistas tradicionales, sino que aleja a simpatizantes de ese partido. A eso hay que sumar los escándalos mediáticos de varios de sus militantes. Madero es el candidato ideal… pero para el PRI.

Dentro de la izquierda, por el momento, la candidatura de Andrés Manuel López Obrador por parte de MORENA es casi un hecho. Pero la rivalidad de López Obrador con el PRD de “Los Chuchos”, la lucha por la sobrevivencia del PT y del Movimiento Ciudadano, obliga a pensar que la izquierda podría tener dos candidatos más.

Por un lado, Marcelo Ebrard sigue buscando la candidatura que dejó ir en 2012. Sólo que podría no ser candidato del PRD, sino del Movimiento Ciudadano, partido que ya le ofreció ocupar el primer lugar de la lista plurinominal del 2015. El MC necesita mantener el registro como partido político y Ebrard la diputación federal. Si Ebrard llega a San Lázaro para la LXIII Legislatura no queda duda que será de los protagonistas.

Y otro candidato natural por parte de la izquierda es Miguel Ángel Mancera. El Jefe de Gobierno del DF sabe que en esa posición puede tener reflectores nacionales, como en el pasado los tuvieron Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador. Sólo que en 2015 el PRD podría perder la mayoría absoluta de la Asamblea Legislativa y los obstáculos para Mancera pueden ser mayores a los que hoy en día tiene. Además, la cercanía entre Mancera y Peña Nieto ponen a pensar que el PRI podría recuperar la Ciudad de México en 2018.

Suena a fantasía, pero incluso no habría que descartar en la izquierda una cuarta candidatura presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas. Si bien el líder histórico de la izquierda mexicana tiene más de ochenta años, hay quienes recuerdan que Lula Da Silva llegó a la presidencia de Brasil en su cuarta oportunidad.

No hay que descartar a figuras nacionales no partidistas, como Juan Ramón de la Fuente, José Woldenberg, Alejandro Martí o Javier Sicilia, al fin que en estos momentos ¡es una absurda carrera por el 2018!

El datillo

En días pasados acudí por invitación del IMDOSOC, como conferencista, a un taller para los sacerdotes de la Diócesis de Orizaba. Un buen sabor de boca me dejó no sólo su hospitalidad, sino su organización interna, pues llevan casi un año sin obispo. Me recordaron que la Iglesia es una institución milenaria que se mueve por inspiración divina. ¡Felicidades!

@yoinfluyo

gtorres@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar