Últimas noticias:

Ganadores y perdedores de la Reforma Financiera

“La verdad es que nos hemos acostumbrado a vivir en la mediocridad económica. La gran prioridad que debe tener México en materia de política económica es crecer y todo debe estar alineado a lograr que México crezca”.


La reforma financiera pega a los mexicanos


“Esto se debe a un gobierno que no ha sabido gobernar, que lo ha hecho con una gran ineficacia, que no ha puesto el crecimiento como prioridad; aquí pareciera que este gobierno tiene como prioridad hacer política y que su partido gane elecciones y no destinar todos los recursos y todo el esfuerzo al crecimiento económico”.

“Tenemos un gobierno que no ha hecho del crecimiento su objetivo y las consecuencias las estamos pagando todos los mexicanos”.

Si usted, apreciado lector, cree que estas frases fueron pronunciadas por algún político de izquierda o por un diputado panista, debo aclararle que el autor es el actual titular de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, el Dr. Luis Videgaray, cuando era presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la LXI Legislatura de la Cámara Baja, en una entrevista dada el 14 de septiembre de 2010 a Radio Capital.

Y es que Videgaray no sólo era un crítico de la política económica del gobierno de Felipe Calderón, sino también el supuesto diseñador de un nuevo modelo financiero que llevaría al progreso inmediato de México al momento en el que el PRI retornara a Los Pinos.

Así, cuando se anunciaron “las grandes reformas estructurales”, empresarios, contadores públicos, analistas, políticos, y principalmente los contribuyentes, pensaron que con creatividad e innovación, Videgaray iba a revolucionar la economía del país.

En este tema varios actores nacionales apostaron por la llegada del IVA generalizado en medicinas y alimentos, cuando en su XXI Asamblea Nacional, en marzo de 2013, el PRI anunciaba el retiro de los candados que en la materia habían hecho cuando eran la oposición de los gobiernos panistas.

Pero no, Videgaray apostó por cobrarle impuestos a los que siempre pagan, a los contribuyentes cautivos, y me refiero principalmente a los empresarios medianos, los que sufren por pagar las cuotas del Seguro Social, los impuestos sobre la nómina y los servicios básicos. La reforma fiscal y hacendaria es un ataque a la clase media.

Y es que, con la excusa de apoyar a las clases más necesitadas con los programas sociales que suelen ser más que nada para fines electorales, la corriente perredista, Nueva Izquierda, mejor conocida como “Los Chuchos”, fueron de la mano con el PRI-gobierno. En el caso del PAN votaron en contra, “fue la única en la que no apoyamos”, diría con cierta ironía el dirigente panista, Gustavo Madero. Traicionar a los empresarios hubiera sido un autogolpe para ellos.

Por eso, si seleccionamos a los ganadores y perdedores de esta reforma, en el primer grupo puede situarse, por el momento, el gobierno de Peña Nieto y sobre todo Luis Videgaray, quien anhela ser el candidato presidencial del PRI en el 2018. “Los Chuchos” también pueden decirse ganadores en el discurso, pues lograron apoyos para los grupos más vulnerables del país, pero mientras éstos sean operados por las mafias de gobernadores tricolores, el escenario se ve difícil también para ellos.

Pero, si hay un fracaso, como hoy se está reflejando, Luis Videgaray y el PRI podrían ser los grandes perdedores. “El golpe a los bolsillos” es siempre lastimoso para un pueblo que ha pasado una parte importante de su vida aguantando las crisis económicas. Si el PAN no sabe pintar bien su raya en este tema, puede ser también castigado, pues su discurso ha sido que fueron la mancuerna para la aprobación de las grandes reformas estructurales.

Parece una mala broma, pero concluyo esta columna con un fragmento del discurso del 14 de noviembre de 2011, cuando Enrique Peña Nieto, en sus tiempos de precandidato en el Instituto México, del Centro Woodrow Wilson, criticaba la situación económica del país: “Podríamos decir que de los últimos 80 años, en la última década el país ha tenido un crecimiento económico menor del 2 por ciento, en contraste con el crecimiento económico registrado por otros países de la región”.

¿A cuánto vamos a cerrar este año en crecimiento nacional? ¿Cómo se va a distribuir el presupuesto del 2015? ¿En que nos ha beneficiado la reforma financiera? ¿De verdad llegará una época de “vacas gordas” para los mexicanos?

Al menos por parte de la reforma financiera, no veo un éxito seguro para nuestro país.

@gjtq2010

@yoinfluyo

gtorres@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar