Últimas noticias:

¿Se acabará el negocio del Partido Verde?

A principios de la década de los ochenta, un líder vecinal se oponía a ciertas construcciones irregulares en la zona de los Pedregales al sur del Distrito Federal, su nombre era Jorge Gonzalez Torres y anunciaba la creación de la Alianza Ecologista Nacional, el término de “ecologista” en ese momento aún no tomaba tanta relevancia.


Análisis Político


Este hombre de bigote y ojos claros, no era un vecino cualquiera de una de las zonas residenciales más importantes de la Ciudad de México, era el yerno del ex gobernador tamaulipeco y alguna vez presidenciable, Emilio Martínez Manautou. También es hermano de dos fuertes empresarios farmacéuticos (Víctor y Javier), de un renombrado sacerdote jesuita (Enrique) y una doctora reconocida en su ramo (Virginia).

Jorge González Torres funda lo que en un primer momento se llamó el Partido Verde Mexicano, un partido político pequeño cuyo emblema tenía un tucán (animal que aún mantiene en su logo). Sin ser un partido político con registro oficial, en 1988 se une al Frente Democrático Nacional que agrupó a varios institutos políticos para postular a Cuauhtémoc Cárdenas a la Presidencia de México.

En 1990 obtienen su primer registro como partido político, tomando el nombre del Partido Ecologista de México. En su primera participación electoral, en las elecciones intermedias de 1991, obtuvieron el 1.48%, perdiendo el registro y quedando a dos centésimas del 1.5% que pedía la ley.

Para 1993, vuelven a obtener el registro, ahora como Partido Verde Ecologista de México (PVEM). En las elecciones presidenciales de 1994, Jorge González Torres se postula como candidato presidencial, obteniendo el 0.93% de la votación total.

Pero el PVEM en esa elección obtuvo el 3.79% en la elección de asambleístas del Distrito Federal, consiguiendo una curul para Jorge Emilio González Martínez, hijo de Jorge González Torres, que obtuvo el apodo del “Niño Verde”.

A partir de 1997, la historia cambió para los ya conocidos como los “verdes”. Jorge González Torres se postula a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal y lanza una polémica campaña con el slogan de “No votes por un político, vota por un ecologista”.

Ahí comenzó el despegue de los autodenominados “ecologistas”; a nivel nacional obtienen el 3.82% en la elección de diputados federales y en el Distrito Federal en la primera elección de Jefe de Gobierno el 6.90% de los votos. La campaña les había funcionado.

En 1997, a sus 25 años, el “Niño Verde” llegaba a la cámara de diputados como coordinador de un grupo parlamentario de 7 diputados, aunque meses después renunciaron al grupo Marcelo Ebrard y Carolina O’Farrill. Durante la LXVII legislatura, nace el “bloque opositor” integrado por una alianza entre PAN, PRD, PT y PVEM que sumó a 262 legisladores, rompiendo la hegemonía del PRI.

Para la elección del 2000, el PVEM formó parte de la Alianza por el Cambio en formula con el PAN apoyando la candidatura de Vicente Fox, quien ganó la presidencia de México. A los meses rompen con Fox; el argumento central es la ausencia de reparto de cargos públicos a nivel federal para los suyos.

Es así como desde 2001, ante la salida de Jorge González Torres de la dirigencia nacional del partido, Jorge Emilio González, su hijo, toma el control del PVEM y forma una alianza política con el PRI, que sigue vigente.

En las pasadas elecciones intermedias de 2015, el Partido Verde se caracterizó por violar la Ley Electoral, siendo recurrente en multas y amonestaciones. Obtuvieron el 6.91% de los votos.

Su función fue clara, ser el centro de atención para que el PRI no fuera el actor vulnerable, sobre todo después de la crisis de Ayotzinapa-Casa Blanca del gobierno de Peña Nieto. Pero esos 14 años de alianza política con el PRI podrían derrumbarse por un acto que nadie se imaginaba podía darse en un gobierno aliado: la orden de aprehensión de uno de sus dirigentes visibles y Subsecretario de Participación Ciudadana de la SEGOB, Arturo Escobar, por fuertes delitos electorales. Si el poder judicial decide que es culpable, estaremos viendo un duro golpe a los Verdes.

Hoy el Partido Verde tiene un secretario de estado (SEMARNAT), un gobernador (Chiapas) y acumula desde 1997, 19 senadores y 145 diputados federales. Además de casi un centenar de alcaldes y buen número de regidores y diputados locales.

¿Se acabará el negocio del Partido Verde, o como lo dice su historia, será capaz de “mutar” a los nuevos tiempos?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

@gjtq2010

* Las opiniones expresadas en esta columna, son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar