Últimas noticias:

Mamás y niñeras

En Singapur, un país de cuatro millones y medio de habitantes, trabajan 255,000 empleadas domésticas, la mayoría dedicadas al cuidado de los niños a tiempo completo.


Sinodo de la famlia


Los niños y niñas singapurenses tienen madres y padres, por supuesto; pero, ante todo, tienen niñeras que los cuidan las veinticuatro horas del día. En consecuencia, las madres (y los padres) no están con sus hijos el tiempo suficiente para establecer una relación afectiva lo suficientemente intensa, como sí la establecen, en cambio, con sus niñeras.

En educación, especialmente en edades tempranas, el tiempo es oro, es decir, que adquiere un valor incalculable a la hora de generar lazos afectivos, conocimiento mutuo, apego, relación personal, autoridad… Sin estar ahí, sin invertir horas, sin olvidarse un poco de uno mismo y dedicarlo a los demás, no es posible establecer ese vínculo que hace posible educar.

Las madres y padres singapurenses son, sin duda, madres y padres, pero, por lo que parece, no ejercen de tales, porque la crianza de sus hijos la confían a ese cuarto de millón de niñeras que, en cierto modo, los sustituyen.

La organización Igiveadayoff, que lucha por los derechos laborales de las empleadas del hogar en Singapur, y, en concreto, por conseguir que tengan un día libre a la semana, presentó una campaña publicitaria en la que se hace la misma pregunta a la madre de un niño o niña y a su criada.

Primero responde la madre: “Creo que mi hija quiere ser ingeniera”. Después, la niñera: “Creo que quiere ser princesa”. Por último, contesta la niña: “Princesa”.

Lo mismo ocurre cuando se pregunta por su mejor amigo, por su asignatura preferida o cosas similares: las niñeras tuvieron un 74% de aciertos más que las mamás.

¿Qué estaba ocurriendo? Simplemente, que las niñeras pasaban más tiempo con los niños y, por tanto, tenían más oportunidades de compartir confidencias y los conocían mejor.

La campaña publicitaria constata una realidad social y tiene como objetivo defender los derechos laborales de las empleadas domésticas, pero para ello utiliza un argumento educativo y apela al corazón de las madres. Viene a decir: “Pasa más tiempo con tu hijo/a; da un día libre a la niñera”.

Está claro que el objetivo de la campaña no es educativo, sino puramente reivindicativo; sin embargo, reivindica un principio básico en educación: el tiempo es oro, pues no se puede ser padres sin dedicar tiempo a los hijos, tiempo personal, tiempo delicado, tiempo profundo, del que habla Holly Hamilton-Bleakley en su blog Philosophy for Parents.

El anuncio carga contra las madres, cuando no hay que olvidar tampoco que educar es cosa de dos y que la niñera no sustituye a la madre, sino a los padres, en plural. Quizá una próxima campaña podría titularse Igivetwodaysoff.

Conoce le vídeo, dando clic AQUÍ

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar