Últimas noticias:

La más noble búsqueda del ser humano

El pasado julio de 2013 se publicó la primera edición del Protocolo para Juzgar con Perspectiva de Género, con el fin de convertir a México, a través de su sistema de impartición de Justicia, en un país que –supuestamente– juzgue de una manera más justa, basándose en las diferencias circunstanciales que una persona pueda tener.


Reflexión Juvenil


La justicia ha sido la base de las acciones de casi todos los sistemas jurídicos. Esto no es nuevo, pues desde que existe el hombre en sociedad, existe el Derecho y, por ende, la necesidad de búsqueda de la justicia.

No es sino hasta la Grecia clásica, con el esplendor de la Filosofía y el desarrollo de las bases de una filosofía jurídica, que encontramos diferentes tipos de justicia, todos buscando un bien común. Debe resaltarse la máxima de “tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales”.

En la actualidad, se piensa que esto es una forma romántica y abstracta de discriminación; y con esta perspectiva, en los últimos 45 años los organismos internacionales se han abocado en forma continua al desarrollo y promulgación del derecho de igualdad.

Esto ha ocurrido en diversos contextos: en relación con derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales; en empleo, remuneraciones y educación; y en tortura, raza, sexo e infancia. Incluso, se está considerando en diversos contextos adicionales, incluyendo la religión, los enfermos mentales, las poblaciones indígenas y las supuestas diferencias de género.

Sin embargo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos establece que la noción de igualdad se desprende directamente de la unidad de naturaleza del género humano y es inseparable de la dignidad esencial de la persona, frente a la cual es incompatible toda situación que, por considerar superior a un determinado grupo, conduzca a tratarlo con privilegio; o que, a la inversa, por considerarlo inferior, lo trate con hostilidad o lo discrimine de cualquier forma del goce de derechos que sí se reconocen a quienes no se consideran incursos en tal situación.

La jurisprudencia de la Corte también ha indicado que en la actual etapa de la evolución del Derecho Internacional, el principio fundamental de igualdad y no discriminación ha ingresado en el dominio del jus cogens. Sobre él descansa la base jurídica del orden público nacional e internacional y permean todo el ordenamiento jurídico.

Los países (Estados) tienen la obligación general del artículo 1.1 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, que se refiere al deber del Estado de respetar y garantizar “sin discriminación” los derechos contenidos en la Convención Americana. El artículo 24 protege el derecho a “igual protección de la ley”.

Bajo este supuesto, la igualdad se da ante la ley, en igualdad de circunstancias, no en dar tratos y derechos preferentes. Cuando se hace un trato igual ante la ley, la referencia es objetivamente a poner dos sujetos en igualdad de circunstancias, para poder tener un justo proceso. Sin embargo, este Protocolo –obligatorio– es simplemente un intento por buscar la equidad entre las personas a la hora de juzgarlas, pero simplemente se llega a la consecuencia de ser una forma de actuaciones que proporciona un trato especial a ciertos grupos específicos de la sociedad justiciable.

Hay que resaltar que la equidad (en el punto de vista clásico) sólo es aplicada en casos especiales donde la justicia es imposible.

¿Será acaso que tener un Protocolo que procure la equidad es una declaración tácita de que en México la justicia no existe o simplemente no se quiere o puede alcanzar?

No está mal que se quiera que los procesos ante la autoridad que juzga sean más certeros, eficaces y eficientes, pero hay otras formas… y el tener intención de juzgar con equidad y perspectiva de género, sólo se queda en eso: una intención; pues poner la justicia al servicio de minorías y de unos cuantos, simplemente nos hace perder el sentido de lo más noble que puede buscar el ser humano: La Justicia.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar