Últimas noticias:

Las Leyes generan Cultura

A lo largo de la historia, las leyes promulgadas han marcado diversas épocas y generaciones. Generaron una cultura que muchas veces impulsó el desarrollo de México. Sin embargo, en otras ocasiones, las leyes promulgadas impactaron de una manera negativa; y en lugar de fomentar un desarrollo pleno, se dieron grandes pasos hacia el retroceso y la decadencia social.


La vida comienza desde la concepción


Como ejemplo claro, trasladémonos al año 2007, año en que fue despenalizado el aborto en el Distrito Federal. El Código Penal para el Distrito Federal contempla varias excluyentes de responsabilidad penal para el delito de aborto, las cuales permiten asesinar hasta las 12 semanas de gestación.

Los datos empleados por diversas “autoridades” para sustentar la viabilidad del aborto en el Distrito Federal, fueron del todo falsos. Los “expertos” en salud sexual y reproductiva aseguraron que se practicaban más de 165 mil abortos clandestinos anuales, sólo en la Ciudad de México. Cuando se legalizó el aborto libre, sólo hubo 15 mil anuales.

El informe del entonces secretario de Salud del Distrito Federal, Manuel Mondragón y Kalb, manifestado ante la Asamblea Legislativa del DF el día anterior a la legalización del aborto, se basaba en datos falsos proporcionados por el IPAS México. Dichos datos sostenían que entre 1990 y 2005, de las aproximadamente 21 mil muertes maternas, cerca de mil 500 “se debieron a abortos y sus complicaciones”. Este dato fue desmentido días después por la Secretaría de Salud del DF y del INEGI, señalando en sus estudios que las muertes por aborto son ínfimas en relación con las demás causas de muerte.

¿Por qué traer a colación estos datos nefastos? En aquel año 2007 la gran mayoría de la población del Distrito Federal y sus inmediaciones territoriales presentaron un poderoso frente a favor de la vida, exigiendo de manera clara y puntual que NO se aprobara la Ley y que se respetara el derecho a la vida. Las manifestaciones sociales y la postura de cientos de organizaciones que pedían el respeto a la vida fueron simplemente ignoradas por el Gobierno del Distrito Federal. Hoy en día esas excluyentes de responsabilidad penal para el delito de aborto son las causantes de miles de muertes de bebés inocentes.

Al pasar los años, los ciudadanos del Distrito Federal e inmediaciones territoriales dejaron de presentar esta poderosa batalla por la vida, y poco a poco fueron bajando los brazos. Al caer este frente a favor de la vida, los Asesinos de infantes tuvieron un camino más sencillo que recorrer y empezaron a generar una cultura Pro Abortista sin precedentes.

Empezaron por dejarle de llamar aborto al asesinato de infantes en el vientre materno, y lo empezaron a llamar “Interrupción Legal del Embarazo”. Con esta estrategia permearon (con la ayuda del Gobierno del Distrito Federal y Organizaciones Mundiales como la ONU) en primarias, secundarias, preparatorias y algunas universidades, “vendiéndoles” a los entonces niños y jóvenes que el aborto no era el asesinato de un infante en el vientre materno, sino que era una “facultad” que la Ley vigente le concedía a la mujer para interrumpir un embarazo sin consecuencia legal alguna.

La “Interrupción Legal del Embarazo” (ILE) fue combatida de manera estoica por algunos grupos ProVida; sin embargo, el paso arrollador de la cultura que estaban sembrando los ProAbortistas fue muy fuerte. Pasaron los años y la “ILE” se transformó en un supuesto  “derecho de la mujer”.

Según los proabortistas, las mujeres tienen el “derecho a decidir sobre su cuerpo” y con base en este pseudo derecho, comenzaron nuevamente una fuerte campaña en diversas escuelas (de todos los ciclos escolares), con el fin de permear una cultura de “defensa de los derechos de la mujer”. Esta estrategia fue fortaleciendo una “cultura”, que en los últimos ocho años ha marcado a diversas generaciones que hoy ven como algo “normal” o poco grave el que una mujer asesine a su bebé. No obstante, existen grupos (ProVida, Pasos por la Vida, etc.) que siguen luchando día a día por la defensa y conservación del derecho a la Vida.

La ley que permite el aborto en el Distrito Federal (Código Penal del Distrito Federal) generó una cultura de decadencia social. Algunos siguen pensando que al promover leyes que contienen “pequeños” cambios a las estructuras pilares de la sociedad, NO va a pasar nada. Esto es una FALSEDAD: las malas leyes generaran una cultura decadente y destruirán poco a poco las tradiciones del país, las estructuras sociales y demás sustentos que en el pasado hicieron de México una Patria virtuosa.

No permitamos que las leyes nefastas avancen, que los políticos que las promueven se reelijan y, sobre todo, que nuestros niños y jóvenes pierdan ese sentido de lo trascendente.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar