Últimas noticias:

La caída del halcón blanquiazul

Dice el dicho: “Si no vives como piensas, muy probablemente acabarás pensando como vives”.


Pérdida de valores


“Nuestro México ha de ser

Con Justicia y Libertad

Una Patria para todos

Y un baluarte del Ideal”

Recuerdo con nostalgia aquellos mítines en los 90 a los que me llevaba mi padre, en donde miles de gargantas entonaban estas líneas; gargantas repletas de ilusiones, llenas de sueños, esperanza, pero sobre todo, personas que creían que en verdad se podía lograr un cambio y llevar a México a ser una nación en donde todos tuvieran las mismas oportunidades, los mismos derechos y que se lograría un ambiente donde reinara el Bien común.

Dijo Manuel Clouthier en su discurso de cierre de campaña en 1988: “Si la libre decisión de ustedes me hace ocupar el despacho principal de ese histórico edificio, tendrán un Presidente humano, con defectos y virtudes, un "pecador estándar", que concibe el cargo, con obligación de ser, como lo dijera Morelos: Siervo de la Nación".

También recuerdo aquella campaña política que pintaba colores azul y naranja y rezaba “No hay nada más bueno que el PAN”… confesaré que en esos momentos llegué a pensar que en verdad no había nada más bueno que el PAN… Después de algunos años, mi pensamiento fue cambiando y se convertía en un dudoso “¿habrá algo menos malo que el PAN?” Hoy he pensado: “no hay nada que el PAN, el PRI y el PRD no hagan igual”.

El 14 de septiembre del 2002 en la XLV Convención Nacional del Partido Acción Nacional se aprobaba la proyección de sus Principios de Doctrina, que en su punto 3 habla sobre la familia y dice lo siguiente:

“La Familia tiene preeminencia natural sobre las demás formas sociales, incluso el Estado. Es función esencial de este último hacer posible y facilitar el cumplimiento de la misión propia de las familias”.

Después, en el punto 11, que se titula Humanismo Bioético, dice:

“El derecho a la vida es inviolable. Por ser fundamento de todos los demás derechos, debe ser respetado, garantizado y protegido por el Estado, de acuerdo con las normas, principios y valores del derecho. Nadie es dueño de la vida, ni de la muerte. […] El embrión humano tiene dignidad, derecho a la vida, a la identidad, a la protección del Estado y la sociedad”.

¿Y a qué va todo esto?

En Guanajuato parece que la doctrina que tanto presumen se la han pasado por el arco del triunfo (o por el arco de la calzada, que para el caso es lo mismo) y el PAN se ha convertido en una broma de muy mal gusto para sus militantes de antaño (que ya son contados) que tanto lucharon por el Bien común y no por intereses propios como ahora parece ser.

Gerardo Trujillo, líder del blanquiazul, el diputado Daniel Campos Lango y nuestro flamante gobernador Miguel Márquez Márquez no han ni siquiera hecho el intento por desempolvar la “Biblia” panista y echar al menos una hojeada a la doctrina del partido que los llevó al poder, para al menos entender que lo que están haciendo en Guanajuato no tiene nombre.

Iconos como Carlos Abascal, Manuel Clouthier, Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna, Castillo Peraza, Luis H. Álvarez, son solamente nombrados para pararse el cuello en los discursos tan desgastados y engañosos de los blanquiazules de ahora.

El PAN en Guanajuato (y en el resto del país, tal parece) se cae a pedazos en manos de farsantes, de “chaqueteros” y de títeres sin escrúpulos que han sacrificado a cientos de militantes y a millones de simpatizantes por la gloria y el poder para sí mismos. Egoístamente, muchos de sus miembros se han convertido en mercenarios de ideologías totalmente contrarias a los principios de Acción Nacional e incluso a sus propios principios que aún dicen defender aunque en la práctica sea lo contrario.

El dúo de la muerte formado por Campos Lango y Miguel Márquez ha terminado de echar al fuego la última página de la doctrina panista que aún se conservaba hace unos años en el estado; han acabado con el futuro de la juventud y la niñez guanajuatense de una forma cobarde “vendiendo” nuestro estado a organizaciones mundiales cuyo objetivo es imponer las ideologías perversas de unos cuantos en nombre de todos.

El PAN tiene todavía algunos jóvenes valiosos y decididos, son ellos los que deben empezar a picar piedra y a cambiar las cosas desde dentro (lo cual no es una tarea fácil), ya que si lo siguen dejando en manos de quienes están ahora, la debacle de los azules cada día será más evidente, si no es que ya lo es.

Aún nos queda la esperanza de ver ese Guanajuato y ese “México con Justicia y Libertad”, donde sean respetados los derechos de todos; “una Patria para todos”, donde la dignidad de la persona sea el principio de todo; y un “Baluarte del ideal”, de un México justo, humano pero sobre todo libre de políticos tiranos y egoístas.

@magallonluis

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar