Últimas noticias:

¿Y a los jóvenes qué nos toca?

Inseguridad, corrupción, ataques a la dignidad humana y planes maquiavélicos de grupos que quieren destruir a la familia. Esto nos está tocando vivir a los jóvenes de hoy.


Por un mundo mejor


De un momento a otro, toda nuestra realidad ha cambiado. Ahora es muy diferente a como vivieron nuestros padres. Ellos no tenían que cuidarse la espalda de organismos internacionales tomados e ideologizados por intereses económicos ocultos, ni tenían que tener miedo de gobiernos autoritarios que coquetearan con la corrupción.

Su época no fue una en la que se atacara a la dignidad del ser humano tan ferozmente como se hace en la nuestra, ni una en la que la familia fuera objeto de tantas redefiniciones peligrosas.

A ellos, sin duda, les tocó una época diferente. Sí, a ellos les tocó vivir la época en la que, quienes vieron la necesidad de oponerse a las peligrosas propuestas de “actualidad” que se les ofrecían, lo hicieron. No hay más qué decir.

Asumieron su papel, quienes tuvieron el valor de hacerlo. Quienes, como dice Chesterton, fueron ese pequeño puñado de hombres inactuales que salvaron su época. Esos hombres y mujeres valientes que aceptaron el escarnio de la opinión pública por querer aspirar a algo mejor que lo que la moda proponía en esos momentos. Conformarse con migajas de felicidad no estuvo en sus aspiraciones. Ellos querían hartarse con el más grande género de felicidad, aquella sólo ofrecida por el amor y el sacrificio por grandes y nobles ideales. Aquella felicidad que aún hoy nos es posible alcanzar a nosotros también.

Hoy, sin duda, es diferente el campo de batalla y las armas son otras. Lo que sigue siendo idéntico, es ese afán mercantilista de vender a los jóvenes aquello que los mantenga comprando siempre y a cualquier precio el producto estrella de todos los tiempos: la ilusión de libertad. La libertad… algo más grande que poder hacer lo que se quiera, pero tan pequeño como el instante en que das un SI a hacer lo que debes hacer.

Los jóvenes queremos algo más que vivir como se nos dé la gana. Los jóvenes aspiramos a vivir una vida llena de retos, ilusiones y alegrías. Cambiar el mundo, hacerlo un lugar más acogedor para vivir, dejar nuestra huella en la historia, ser recordados por algo más que ganar el campeonato de la liga de futbol de la escuela. Queremos dejar nuestra huella en la historia de nuestro país. Saber que pudimos cambiar aquello que oprimía a quien veíamos débil. No es extraño que se nos encuentre en marchas y eventos variados. Tenemos la completa ilusión y el ideal de transformar nuestro entorno.

Es por ello que nadie, si no somos nosotros, podemos cambiar el curso de la historia. De nuestra historia. Nuestro país pide a gritos, ser conquistado por hombres y mujeres de bien, que lo trasformen en aquella nación gloriosa que tiene por destino ser. No será esto posible, sino hasta que hagamos realidad el que se respete la dignidad humana. Si no es posible garantizar que todos tengamos derecho a nacer, es sólo un gran sueño el pensar que no se atropellarán los derechos del más débil en cualquier momento, sólo por estar mencionados en las leyes. Todo derecho será tan relativo, que podrá prescindir de lo que sea necesario para asegurar el logro de los objetivos de quien gobierne.

Por ello, te pido que no dejemos nunca de luchar por proteger la vida. Proteger la vida está en nuestras manos. Quien se considere un luchador por lograr condiciones justas para todos y no luche por el derecho a nacer de los no nacidos, no sé qué entiende por justicia. Quien no defienda a la familia, no sé cómo piensa que llegó a este mundo, si no es gracias a una familia. Este es el momento y nosotros somos los que estamos convocados a actuar.

A los jóvenes nos toca luchar por un mejor mañana. Nadie tiene la energía, el valor y el entusiasmo por hacer las cosas como el que tenemos los jóvenes. Nadie se juega la vida por grandes ideales y nadie tiene un amor mayor por la justicia que el que tenemos los jóvenes. Por eso es que nos toca. Nos toca pelear por un mundo mejor.

Que no se canse tu voz de gritar ante la injusticia, que es necesario replantearse las cosas para hacerlas de modo más humano. Lucha por conseguir un país que ame a sus hijos. Lucha por ser cada día mejor, porque sólo así es como las cosas cambian.

Eso es lo que hoy, a los jóvenes nos toca.

@JoseMAlba

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar