Últimas noticias:

Charlie Hebdo y la falsa libertad de expresión

Antes de las críticas por no compartir una postura, quiero aclarar: un ataque de esta índole –como el que se dio en París hace unos días–, sea cual sea la causa, es una barbarie, es una atrocidad y, por consecuente, no sólo es reprobable, es condenable. No se justifica, y menos en el nombre de un "dios" que en teoría predica lo contrario. Al menos no es justificable en el mundo que tratamos de "enderezar". Tal vez en otro mundo, en el que vive el Estado islámico, sea justificable. Aquí no.


Por una verdadera libertad de expresión


En días pasados el semanario francés Charlie Hebdo fue víctima de un atentado terrorista en el que murieron 12 personas y al menos otras 8 se encuentran en estado grave. El atentado: dos personas a mano armada rafaguearon las oficinas del semanario parisino, asesinando a escritores, dibujantes y policías.

Debo confesar que no estaba informado de qué o quién es Charlie Hebdo (como muchos de ustedes, me atrevo a asegurar); pero, una vez que he visto la clase de publicaciones racistas, intolerantes y satíricas que realiza, debo decir, a diferencia de Francia y del mundo, que "Je ne suis pas Charlie".

Pero... ¿Por qué nos alarma lo que hace el Islam (que en sí es detestable), pero no nos alarma lo que hacen los medios masivos de comunicación? Me refiero a que las caricaturas que realiza Charlie Hebdo no son precisamente algo que celebrar; al contrario, son un claro ejemplo de represión y de intolerancia hacia los que no piensan como ellos; específicamente a religiones como el Islam, la religión Judía y el Cristianismo, a través de caricaturas que representan de forma satírica, cruel y racista.

¿O el mundo es cada vez más ciego a lo que sucede en sus alrededores o, por el contrario, se ha vuelto cada vez más intolerante ante lo que parece una "amenaza a sus ideas"? Y más específico en Europa, que es "ejemplo de libertad de expresión" y de "tolerancia". Al menos basta con voltear a ver a FEMEN y sus constantes ataques a la Iglesia Católica, porque es "su derecho" de manifestarse. Pues lo mismo pasa con Charlie Hebdo y sus "ataques con plumas y lápices" al Islam, porque "hay que hacer sátiras para criticar a las religiones, ya que no son como nosotros”.

Dice el padre Jorge Enrique Mújica LC: “Es verdad que la religión se pervierte cuando se justifica la violencia, pero no es menos verdad que la libertad de expresión se corrompe cuando se falta al respeto a budistas, sintoístas, hinduistas o musulmanes. Por eso no puedo aceptar que la burla de los sentimientos religiosos sea vista como libertad de expresión, como tampoco que se asesine en nombre de un «dios» que ciertamente no es el cristiano”.

En fin, un ataque es tan reprobable como el otro, tanto los ataques por parte del semanario francés con faceta de "libre-pensadores" reforzando el estereotipo de que todos los árabes son asesinos, terroristas y deben ser exterminados (quiero pensar que esa no es la razón de que los árabes en Francia sean uno de los sectores de la población más marginados y rechazados), aunque ya en ‘Twitter’ se ven imágenes de musulmanes con letreros que rezan “#NotInMyName, deslindándose del ataque de unos cuantos (o muchos que lo aprueban, al menos), como es reprobable el ataque físico de fanáticos de Alá o Mahoma quitando la vida de una manera tan cobarde.

Por eso, a diferencia de millones de personas que han manifestado su sentir escribiendo en sus redes sociales "Je Suis Charlie" (Yo soy Charlie), creyendo que han cambiado el mundo desde su computadora, yo digo, aun con el comprensible dolor que ha sentido el pueblo francés y lo detestable de los ataques: "Je Ne Suis Pas Charlie”.

@magallonluis

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar