Últimas noticias:

Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco, hoy desaparecido

Qué tal amigos:

Hoy iremos al rumbo de Tlatelolco, para hablar de una gran institución virreinal, de la cual hoy no quedan restos. Me refiero al Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco.

Ubicado cerca de la actual Plaza de las Tres Culturas, junto al Convento de Santiago, sus orígenes se remontan al siglo XVI.

Tras la conquista, en 1524 los primeros franciscanos comenzaron a enseñar a algunos indígenas a leer y escribir en los primitivos conventos; más tarde, en 1532, en el área de la capilla de San José de los Naturales del Convento Grande de San Francisco, comenzaron a enseñarles gramática latina.

Los buenos resultados de esos proyectos hicieron que el virrey Antonio de Mendoza y el obispo Fray Juan de Zumárraga apoyaran la fundación de un colegio para indígenas en las inmediaciones del convento franciscano de Tlatelolco, donde además de gramática, se enseñaran lógica y retórica, es decir, las artes menores de los estudios universitarios de la época.

El colegio inició actividades el día de Epifanía de 1536 con unos 80 estudiantes, sobre todo hijos de caciques de señoríos indígenas; siendo uno de los objetivos de los franciscanos, el formar un futuro clero indígena, pero también la formación de indígenas humanistas y eruditos, capaces de transmitir la sabiduría occidental a sus paisanos.

Al inicio, el Colegio tuvo dormitorios rústicos de adobe; pero en 1538, gracias al patrocinio de un encomendero, se pudo construir un edificio de cal y canto, con capacidad para 300 estudiantes; aunque también ese mismo año el obispo Zumárraga le retiró su apoyo, sin saberse las causas; es decir, el colegio vivía entre el desarrollo y las crisis continuas.

El Colegio funcionaba con el sistema de internado, por lo que los estudiantes debían vivir ahí; ingresaban entre los 10 y los 12 años y se graduaban alrededor de los 15; estudiaban con maestros de la talla de fray Bernardino de Sahagún y fray Andrés de Olmos, dos de los principales estudiosos del pasado indígena.

Los estudios se enfocaban en dos aspectos, de gran ayuda para la misión evangelizadora franciscana: la traducción y divulgación de la religión entre los indígenas, así como del estudio de la historia y la cultura nativas; para lo que hubo materias como geografía, historia, lógica, filosofía, música, medicina y latín; incluso los indígenas podían pasar directo de su lengua nativa al latín, sin pasar por el español.

Entre los frutos destacables del Colegio de la Santa Cruz, se pueden citar el Códice de la Cruz-Badiano, un tratado de medicina tradicional indígena, obra de Martín de la Cruz y Juan Badiano, indígenas xochimilcas; así como el Códice Florentino y el llamado Mapa de Upsala. Pero también los estudiantes tradujeron al náhuatl obras como las Fábulas de Esopo y diversos pasajes bíblicos.

Desafortunadamente, con el paso de los años, el apoyo al Colegio fue disminuyendo, hasta que terminó por cerrar, sobreviviendo solamente el Convento de Santiago y quedando el Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco sólo en la memoria de nuestra Ciudad.

mm@yoinfluyo.com


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar