Últimas noticias:

Cuerpos intermedios y ¿maestros?

Las sociedades son conglomerados de personas complejas por su propia naturaleza. La diversidad de pensamientos y necesidades existentes en la sociedad, hacen que sus integrantes se agrupen en la defensa o consecución de un interés común. En esta dinámica, surgen los cuerpos intermedios, denominados así porque en la estructura social están colocados entre los individuos y el Estado. Luego entonces, los cuerpos intermedios nacen de la necesidad que tienen las personas de agruparse en diferentes asociaciones que le ayuden a su desarrollo.


México; cuerpos intermedios; SNTE


Los cuerpos intermedios son legítimos siempre y cuando surjan de la sociedad, es decir, no se aceptan como tales los que un gobierno crea para controlar u obtener un beneficio electoral, como sucede con el que el Partido Revolucionario Institucional instituyó, cuando se integró en sus sectores obrero, campesino y popular, puesto que las asociaciones y sindicatos agrupados en cada sector obedecían a la estructura del partido y a sus intereses electorales, y no a una necesidad u objetivo de la sociedad.

Este mecanismo de dádiva y control que dicho partido ejerce a través de los sectores se ha denominado corporativismo; y aun cuando la praxis de este instituto político ha cambiado a raíz de cuando salieron de la Presidencia de la República, persiste esta práctica.

Los cuerpos intermedios se organizan con independencia al Estado, tienen autoridad y normas propias, pero están subordinados a las leyes del Estado en aras de contribuir al bien común. Los cuerpos intermedios pueden ser de dos tipos: los que tienen una finalidad política, como el municipio, o los que tienen un fin particular, como las asociaciones profesionales, religiosas, vecinales, culturales, recreativas, etc.

Una sociedad será más desarrollada y libre en tanto cuanto tenga abundancia de cuerpos intermedios, pues éstos son muy importantes para la defensa y desarrollo de los derechos y libertades de los ciudadanos, ante el poder superior del Estado.

En las sociedades con gobiernos totalitarios como en Cuba, por ejemplo, no existen cuerpos intermedios como tales. El Papa Paulo VI manifestó: “Donde estos cuerpos intermedios faltan o están poco desarrollados, la comunidad nacional puede ser presa de algunos individuos, que se arrogan un poder exagerado en el campo económico, social o político, o bien de los poderes públicos; pues no encontrando ninguna estructura social robusta que les detenga, invaden la esfera privada de los individuos y acaban muchas veces por ignorar o hasta violar los derechos fundamentales de la persona humana".

Ahora bien, en este contexto, quiero referirme a los sindicatos, que son cuerpos intermedios muy importantes que se erigen para promover a los trabajadores o los patrones (Coparmex es un sindicato patronal), y defender sus derechos. Los sindicatos son importantes en el ámbito laboral, pero para considerarse cuerpos intermedios, deben ser organismos autónomos, es decir, no dependientes del poder político y con capacidad de autogestión. Asimismo, deben ser organismos conciliatorios, deben promover una cultura de calidad, productividad y de respeto por los trabajadores que agrupan, pero sobre todo hoy se impone tengan un alto nivel de compromiso con el desarrollo de México, pues en nuestro país, como consecuencia del mencionado corporativismo, existen sindicatos que en su origen, y aún hoy, existen como instrumento de control de los trabajadores, y donde sus dirigentes se han enriquecido a costa de los mismos, como sucede con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, una de cuyas secciones, la 22, tiene paralizada la actividad educativa en el estado de Oaxaca, la cual desgraciadamente es la peor del país.

A los líderes de esa sección no les interesa el bien de los estudiantes o de los maestros, sólo su beneficio personal, rompen con el concepto sindical y, por tanto, de cuerpo intermedio, al hacer del sindicato un instrumento de control para satisfacer sus ambiciones, subordinado a su interés político.

No es justo denostar a los maestros de Oaxaca por sus líderes; si acaso, por dejarse manipular, pues estoy seguro que hay quienes están a favor de la educación y no del conflicto. Año con año estos líderes (no merecen la dignidad de maestro) chantajean al gobierno del estado en turno; en esta ocasión, no valió que por primera vez  sea emanado de un partido distinto del PRI, el cual les ha ofrecido un programa que involucra más de mil 500 millones de pesos, pero lo rechazan porque se trata de apoyos que no implican dinero para los líderes. Lástima de un estado que vio nacer a uno de los más grandes maestros que ha tenido México en su historia. Estos anatemas de la educación no merecen ser llamados coterráneos de José Vasconcelos.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo