Últimas noticias:

Elecciones de 2018 y los mesías

Frente a las elecciones de 2018, se ha desarrollado una generación de candidatos mesiánicos. Y no solo el bautizado por Enrique Krauze, como el Mesías Tropical (usted sabe quién). Con el debido respeto para Don Enrique, una de las grandes mentes mexicanas de los siglos XX y XXI, creo que hay varios mesías más.


Elecciones y candidatos


Al más alto nivel, tenemos además a un mesías tecnócrata, un mesías joven, una mesías femenina (no necesariamente feminista) y últimamente un mesías norteño. Y otros muchos más entre los miles de puestos sujetos a las elecciones de este año.

Con el debido respeto a cristianos y judíos, reconociendo que hay muchas fallas en la comparación, veo varios puntos en común entre los mesías históricos y los actuales: Una fe inquebrantable en su misión y en sus capacidades. Piden lealtad absoluta y su enseñanza no está a discusión. Tienen capacidad de hacer milagros y no necesitan explicar cómo los van a hacer. Y, en muchos casos, ellos son el criterio de lo que es verdadero.

Nuestros candidatos cubren muy bien ese perfil. Ellos tienen la solución para todos los problemas del país. Nadie más; los otros están equivocados. Las soluciones dependen, fundamentalmente, de su voluntad. Y, además, son gratuitas. Ninguno nos dice cuanto costarán sus propuestas. Por supuesto, no importa cuanto sea el costo, no saldrá de la bolsa de los contribuyentes, gracias a su honesta y estupenda administración. Sin importar, por supuesto, la capacidad y honestidad de sus colaboradores. O la falta de ellas.

Yo, como ciudadano, preferiría ver candidatos menos sobrados, más conscientes de sus limitaciones y que nos digan cuanto costarán sus magníficas soluciones y cómo se van a pagar. Me encantaría ver candidatos que reconocieran sus limitaciones y que nos dijeran que, de ser electos, se asesorarían con los mejores especialistas y expertos en esas materias. Y que dijeran que se rodearían de ayudantes que los superarían en algunos aspectos. Siguiendo el criterio de que los dirigentes de primera contratan ayudantes de primera y que los dirigentes de segunda contratan ayudantes de tercera.

Uno de los grandes estadistas del siglo XX, Wiston Churchill, cuando asumió el puesto del primer ministro del Imperio Británico en la segunda guerra mundial, dijo a la ciudadanía: “No tengo más que ofrecer que sangre, sudor y lágrimas”. Ya parece que nuestros candidatos tendrán el valor y la confianza en sí mismos para decirnos que nuestro país solo saldrá adelante con gran esfuerzo, que nos costará a los contribuyentes porque hay daños importantes y que, desgraciadamente, seguirá habiendo dolor y lágrimas. Porque no hay un camino gratuito y sin dolor. Pero dudo mucho que nos digan algo así. Siempre será más fácil jugar al mesías.

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar