Últimas noticias:

Ecos del 2º Encuentro Juntos Por México

A diez días de concluido el 2º Encuentro Juntos por México, los recuerdos de este evento aún siguen vivos, y las esperanzas que generó siguen vigentes. Un evento histórico, como dije en estas páginas, es difícil de apreciar plenamente mientras ocurre. Solo el tiempo permitirá poder apreciar plenamente su impacto.


Juntos por México segundo encuentro


No soy experto en movimientos y asociaciones católicas, pero me ha tocado vivir desde adentro la actividad de distintos movimientos, desde los 16 años hasta la avanzada edad que Dios me ha concedido. Y no porque haya estado cambiando frecuentemente mi afiliación a dichos movimientos, sino porque me ha tocado verlos, tratar con ellos y conocerlos.

Para mí, los movimientos laicos católicos son una gran aportación del siglo XX a la vida de la Iglesia. Un camino de participación laical diferente, a veces muy especializados y otras no tanto, una acción del laico católico en la vida de la sociedad y de la Iglesia.

Esa gran variedad de carismas, que es la novedad y fortaleza de los movimientos es también su punto débil: se presta a la división, a sentirse superior y necesario mientras que los demás son accesorios. Triste, pero así es la naturaleza humana, tocada por el pecado. De modo que la iniciativa de juntar a más de 80 movimientos de más de 90 diócesis de México es un gran avance. Es un logro el pensar en estar juntos, compartir ideas, conocerse y proponer sin perder nuestra individualidad. 

No es fácil tener una visión completa del Encuentro. Desde la llegada, donde cariñosas familias queretanas hospedaron a los participantes, la alegría y la expectativa en las inscripciones que seguían hasta avanzado el primer día, el júbilo en la espera antes de cada presentación, con porras, canticos y baile, el interés durante las presentaciones plenarias y las presentaciones por tema, las eucaristías donde la participación fue de una gran intensidad, la exposición permanente del Santísimo, que nunca estuvo solo, todo ello da más fe del éxito del evento que los números impresionantes, pero necesariamente fríos. Y lo que ocurría fuera de los eventos: la Exposición donde movimientos y editoriales especializadas daban a conocer sus contenidos y que permitían a todos conocer a los demás, sus tareas y sus enfoques.

Al margen del barullo del Encuentro, el Centro de Medios mantuvo a la prensa informada, les ofreció transmisiones de las plenarias, entregó boletines, organizó ruedas de prensa con el Nuncio y el Obispo de Querétaro, con los dirigentes del Encuentro y con ponentes, nacionales y extranjeros. La prensa y los medios católicos, procedentes de todo el país, con una presencia muy profesional, con preguntas atinadas y de fondo, dejando testimonio del avance de esta actividad de los comunicadores católicos.

Y, desde luego, la trastienda. Lo que no se ve, lo que hace que las cosas funcionen. Los laicos queretanos se lucieron con su organización, desde las familias que hospedaron a muchísimos asistentes, los encargados de transportar a los ponentes, encargados de recepción y de alimentos, de aspectos de liturgia y los mil detalles más que hicieron extraordinariamente y que permitieron una estancia muy agradable a los participantes. 

Y qué decir de animadores de las plenarias, de los extraordinarios coros que lograron que el ánimo nunca decayera a pesar del cansancio y las largas horas de trabajo. Y, desde luego, los dirigentes de los movimientos, que todavía estaban trabajando en la madrugada del domingo para ver los últimos aspectos del cierre.

Un trabajo de amor y de profesionalismo. Independientemente del manifiesto final del 2º Encuentro Juntos Por México, el mensaje que queda al asistente y a la Iglesia es uno de alegría y esperanza. Sí, podemos trabajar unidos. Sí, podemos hacer las cosas extraordinariamente bien. Sí, somos diferentes, pero nos queremos y respetamos. Sí, tenemos mucho que dar y tenemos con qué darlo. Y, con la ayuda de Dios, lo haremos. ¡Es la hora… y ya era hora!

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar