Últimas noticias:

Participación social de los católicos

Me ha llamado la atención recientemente como hay personas de buena fe que se asombran de saber que los laicos católicos puedan querer participar en situaciones sociales, políticas, laborales o culturales. Su sorpresa viene de pensar que esos son temas que están prohibidos para la Iglesia o que, por lo menos, están reservados para “otras instancias”. 


Participación social


La verdad, me asombra que les asombre. No hay nada de nuevo ni de secreto en la participación de los católicos en esas materias. Al contrario: podría hasta hablarse de una “conspiración de silencio” que ha acallado el conocimiento de la participación de la Iglesia en muchos temas. Ocasionalmente con el propósito de presentar a la Iglesia o por lo menos a su clero como una especie de “clase parásita” y, a veces para ocultar el hecho de que muchas organizaciones de católicos seglares logran mejores resultados en asuntos sociales que los gobiernos, a pesar de contar con recursos mucho menores.

A veces se trata de asuntos aparentemente menores, pero que nacen de corazones generosos. Como los laicos que se organizan para llevar café y pan en las madrugadas a los familiares que tienen enfermos en los hospitales públicos y que no tienen disponible un lugar donde les den ese apoyo. Como las mundialmente famosas Patronas, que dan agua y alimentos a los migrantes. O temas mucho más importantes, como monjas y seglares que sostienen y operan orfelinatos de niños minusválidos. 

Pero hay otros campos donde también se actúa. En crear, difundir y buscar que se implementen propuestas y leyes en temas sociales, de corrupción, de familia. Grupos que generan opinión que se sale de la que ofrece la clase política y que ofrecen perspectivas nuevas, frescas. Que muchas veces molestan a los que no se les ocurre nada nuevo.

Puede ser que el asombro venga del desconocimiento. Los grupos y movimientos de laicos católicos no tienen presupuestos millonarios de comunicación social, ni les interesa tenerlos. Para muchos su mística es una de modestia, de no estar publicando sus acciones sino guardarlas en silencio.

También viene de no tener claro que la Iglesia no es solo el clero. Que la Iglesia la forman todos los bautizados y que el clero es una minoría. Y aún en el caso del clero, también tiene el derecho a opinar y a promover iniciativas a la sociedad, en los temas mencionados. Aunque la Constitución todavía pone algunas prohibiciones a las organizaciones religiosas, como la de que no puedan tener canales de televisión abierta. Los paladines de la inclusión se ven bastante poco incluyentes y hacen que uno se cuestione a que le temen cuando no quieren opiniones plurales.

Nada nuevo. La primera encíclica social, la Rerum Novarum, que trató de temas sociales y laborales, de socialismo y capitalismo, cumplió ya 125 años. Nada raro que el laico católico quiera participar, quiera hacer oír su voz y dar a conocer otras opciones, otros modos de ver la sociedad. Y qué bueno. Si algo necesita este país tan emproblemado es riqueza de opiniones e iniciativas.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar