Últimas noticias:

Y ahora, ¿por quién voto?

Yo no sé cómo está Usted, pero yo, a tres semanas de las elecciones, confieso que estoy bastante confundido. Hace tres semanas yo tenía una cierta idea de cómo votar el 7 de junio. Ahora, ya no estoy tan seguro.


Panorama Electoral


Después de gastarse millones en publicidad y “placear” a sus candidatos, los partidos han logrado que ya no sepa qué hacer. Me han convencido que ninguno es digno de confianza; entre todos nos han demostrado que hay corrupción entre sus filas.

Todos me presumen como suyos algunos logros que, en realidad, fueron mérito de una colaboración entre los partidos mayores. Igual las fallas: no se pueden asignar únicamente a algún partido, varios tuvieron algo que ver. Y ni hablar de los candidatos: la mayoría son francamente impresentables.

A lo que ellos llaman propuestas, es una serie de generalidades: Que mejore la economía, que haya más empleo, menos inseguridad, oportunidades para los jóvenes, un larguísimo etcétera. Lo que nadie nos dice es cómo va a lograr tanta maravilla. Y mucho menos de dónde va a salir el dinero para llevarlas a cabo. Aunque aquí no tengo duda: el dinero saldrá de nuestros bolsillos, porque todos, hasta los niños, pagamos impuestos a través del IVA. Los afortunados, porque otros pagamos además de muchas otras maneras.

Ante esto, ¿qué puede hacer un ciudadano de a pie, como Usted y yo?

Por supuesto, podemos protestar con la abstención. No sirve de mucho, pero al menos manda el mensaje de que la ciudadanía ya no cree en el sistema. Lo cual, dudo que le quite el sueño a nuestros políticos. De hecho, eso les favorece en la medida de que su “voto duro” sí irá a las elecciones. Y con un porcentaje mínimo de la ciudadanía, quedarán en el poder.

También podemos votar en blanco. Ahí demostramos que sí cumplimos con nuestro deber ciudadano, pero los efectos son prácticamente iguales a la opción de la abstención.

Podemos votar por el que nos parezca el menos malo. Es el principio ético de “el mal menor”, muy útil para dilemas éticos muy complejos. Se vota sin entusiasmo, sin esperar mucho del voto ni de quienes resulten elegidos, pero al menos nos queda la conciencia tranquila de que no hicimos daño, de que no contribuimos al mal.

Una opción más es el voto dividido. Me explico: divido mi voto para evitar darle demasiado poder a un solo partido político. Voto, por ejemplo, para el senador de un partido y para el diputado de otro partido. De ese modo, siempre habrá una oposición, los políticos se vigilarán unos a otros y nadie tendrá posibilidad de “mayoritear” a los demás.

Para completar, votaré por partidos que no sean el del presidente o del gobernador. Eso, por ejemplo, ocurre  mucho en Estados Unidos. Se construye un resultado que obliga a todos a negociar y evita un autoritarismo.

La última opción es votar por los partidos pequeños y nuevos, los que no están formados por “chapulines” de otros partidos. A muchos no les gusta esto y la razón es, precisamente, que son partidos muy pequeños. Pero, honestamente, si queremos políticos diferentes, nuevas formaciones cívicas, hay que darles la oportunidad con nuestro voto. Si no los apoyamos, nunca llegarán a ser grandes e influir en la política del país. Sólo hay que cuidar que no estemos votando por los mismos políticos bajo un nuevo membrete.

Nuestro voto es una responsabilidad, un derecho que ha costado mucho tiempo, esfuerzo y sangre lograr. Y también es un mensaje. Nosotros, la ciudadanía, le decimos a nuestros empleados, los gobernantes, con qué estamos de acuerdo y con qué o quién no. Ejercemos la posibilidad de quitarles el empleo y de ejercer la soberanía que, dice la Constitución, reside el en pueblo.

Y Usted, me dirán algunos, ¿qué va a hacer? Honestamente, todavía no sé. Me quedan tres semanas para reflexionar. Lo que sí le puedo decir es que no votaré a la ligera y que trataré de votar del modo que mi voto cuente lo más posible.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar