Últimas noticias:

No hay nada más práctico en la vida, que las virtudes teologales

Informando y Formando; virtudes teologales

Hola, queridos amigos de Yo Influyo:

Los saluda Alejandra Diener y les voy a hablar un poco de las virtudes teologales en esta época de tantas fiestas y de tantos temas religiosos que nos deben de recordar justamente a nuestra parte espiritual.

Bueno, pues hablaré un poco sobre este tema que son las virtudes teologales: creer, esperar, amar. Basándome en el libro “Oír tu voz”, de Ricardo Sada Fernández, que les recomiendo mucho.

“¿Crees en mí? ¿Esperas en mí como merece un Dios que esperen en Él? Más allá de lo exterior, el culto que espero de ti es el de tu Fe, tu Esperanza y tu Amor. Con tu Fe, te encuentras Conmigo; con tu Esperanza te adhieres a Mí, me abrazas; con tu Amor, unido al Mío construimos el mundo”.

Y el relato nos sigue contando un poco cómo hacer para fortalecer las virtudes teologales; es un libro de reflexión. “Cree ciegamente en Mí, espéralo todo de Mí, ámame sólo a Mí”.

La Caridad es una virtud teologal antecedida por la Fe y la Esperanza. ¿Y saben ustedes, queridos amigos de Yo Influyo, que muchas veces en la actualidad se ha desvirtuado tanto, que se cree que quiere decir limosna? “Pero para llegar a amarme –nos dice Dios– necesitas antes creer y confiar; si tu Fe en Mí es viva; si tienes comunicación de intimidad Conmigo, entonces confías, descansas en Mí; y a partir de ahí puede brotar el amor”.

Las tres virtudes teologales se reclaman entre sí: Por ejemplo, “sólo confiarás en Mí, si tienes la certeza absoluta de que te amo de verdad”. Recuerda: la tibieza comienza con una crisis en las virtudes teologales; y esto nos sucede mucho a los seres humanos. “Con las virtudes teologales, comenzando por la Fe, vienes hasta Mí”. Eso nos dice Dios… y llegas a tocarlo. Entonces, como Me tocas, yo te doy el despliegue de mis dones, M vuelco sobre ti, porque me has dado el cauce que tanto anhelaba. Pasa como con la electricidad: basta tocar una superficie electrificada para recibir la descarga, Dios nos dice: “Dame tu sí en la Fe, cree todo con la mayor de las certezas posibles; dame tu sí en la confianza; espéralo todo con una seguridad plena. Eres dirigido por Mí en cada instante. Dame tu sí en el Amor; ama con fuego de pasión. Dame tu si, un sí mucho más total que el del loco enamorado. Porque tu sí es absoluto en tu ser, en tu actuar, en tu tiempo, en tu eternidad”.

En este tiempo de regocijo, dale tu sí.

@yoinfluyo

mm@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar