Últimas noticias:

La pornografía, como la humedad… entre las paredes del hogar

 

Alejandra Diener; la pornografía

Hay distintas drogas, unas que son más adictivas que otras. ¿Cómo están queridos amigos de Yo Influyo? Los saluda Alejandra Diener y hoy vamos a hablar de una droga que está en todas partes, en todas las familias, en todas las sociedades; está como la humedad, entre las paredes: es la pornografía. La pornografía, que pareciera que ya no existe, porque está tan permeada en todos lados, que no nos damos cuenta el daño que nos hace.

Vamos a platicar brevemente de los daños que hace.

Es una droga, literalmente, porque daña el cerebro. La pornografía es como esa droga que todo padre de familia tiene miedo que su hijo consuma.

A simple vista la cocaína y la pornografía no parecen tener mucho en común. Sin embargo, los estudios han demostrado que el uso de la pornografía hace que el cerebro libere los mismos productos químicos de placer de la misma forma en la que lo hacen las drogas.

También la pornografía daña las relaciones, la pornografía mata el amor. En la vida real el amor requiere de una persona real. Estudios recientes han encontrado que después de que un individuo ha estado expuesto a la pornografía se califican a sí mismos con menor capacidad de amar que aquellos individuos que no tuvieron contacto con la pornografía.

La pornografía es una mentira. En este tipo de material todo es mentira, desde las miradas y las supuestas razones del acto sexual. Los consumidores de la pornografía están tan obsesionados con perseguir algo que no es real, que se decepcionan con la vida.

La pornografía, así como cualquier droga, también afecta la sociedad (el sucio secreto de la pornografía). Ante los espectadores, la pornografía puede parecer un mundo de fantasía, placer y emociones. Sin embargo, para los que son partícipes y protagonistas en la producción del mundo pornográfico, sus experiencias narran todo lo contrario. A menudo se inundan con las drogas, la enfermedad, la esclavitud, la trata, la violación y el abuso.

La pornografía conduce a la violencia. No es ningún secreto que la pornografía es violenta, incluso hasta la más corriente está llena de mujeres que son físicamente y verbalmente maltratadas.

Ya saben, la pornografía es una droga, es la droga del milenio. Por eso los invito el próximo 30 de mayo en la Universidad Anáhuac del Norte a partir de las 4 a combatir esa batalla oculta que cada familia seguramente está viviendo.

Vamos a pelear en contra de la droga del milenio, la pornografía, en el Congreso Internacional sobre Pornografía y Amor. Los espero. Seré conferencista y habrá varios expertos que hablarán del amor, de la sexualidad, las cifras y los peligros.

mm@yoinfluyo.com


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar