Últimas noticias:

¿Esperas que 2015 sea mejor? ¡Lógralo con fe, esperanza y amor!

 

Virtudes teologales, para el 2015

Se acaba el año, se acaba el 2014: una oportunidad más para comenzar, para creer, para esperar, para amar.

Hola, queridos amigos de Yo Influyo, los saluda Alejandra Diener, y quiero suponer que muchos de ustedes han dicho: ¡Qué bueno que ya termina este 2014! Otros dirán: ¡Qué bien me ha ido en el 2014! Pero todos decimos: “Espero que el 2015 sea mejor”. ¡Eso es esperar!

Dios nos pregunta: ¿Crees en mi?, ¿esperas en mi como merece un Dios que esperen en Él?

Más allá de lo exterior, el culto que Dios espera de nosotros es el de nuestra fe, nuestra esperanza y de nuestro amor.

Con nuestra fe nos encontramos con Dios; con la esperanza nos adherimos a él, lo abrazamos; con nuestro amor nos unimos a su amor y construimos así un mundo mejor.

Pero, ¿en realidad creemos ciegamente en Él, esperamos todo de Él, lo amamos sólo a Él?

La caridad, esta palabra que tanto se ha desvirtuado en la actualidad, que pareciera hablamos de limosna, no es así, es una virtud, y es una virtud teologal antecedida por la fe y la esperanza; cuando no hay fe y no hay esperanza, la caridad se vuelve limosna.

Para llegar a amar a Dios, necesitamos creer y confiar; si nuestra fe en Dios es viva, si tenemos comunicación de intimidad en Él, entonces confiaremos y descansaremos en Él, y a partir de ahí va a brotar el amor que tanto necesita este mundo.

Las tres virtudes teologales se reclaman entre sí; por ejemplo, sólo confiarás en Dios si tienes la certeza absoluta de que te ama de verdad.

Hay que recordar que la tibieza comienza con una crisis en las virtudes teologales, principalmente cuando perdemos la fe, cuando creemos que nada existe, o que Dios está en donde yo quiero que esté y que no necesito recurrir a los sacramentos.

Con las virtudes teologales, comenzando con la fe, vamos hacia Dios y llegamos a tocarlo; entonces, si tocamos a Dios, Dios nos da los dones, nos ayuda a volcarnos sobre Él, porque nos da esa fuerza que tanto anhelamos; pasa como con la electricidad: basta tocar una superficie electrificada para recibir la descarga.

Hay que buscar la fe. Este 2015 hay que pedir que la fe se fortalezca, que creamos en Él con la mayor de las certezas posible, hay que pedirle que nos dé confianza en Él, hay que esperarlo todo de Él con una seguridad plena, que Él nos dirija cada instante; hay que darle el sí en el amor que nos da, amémoslo con fuego de pasión, démosle el sí que Él espera de nosotros, un sí mucho más total que el de aquel loco enamorado, porque nuestro si, cuando es absoluto, de un ser que es único e irrepetible como el de cada uno de nosotros, es un tiempo que dura toda la eternidad; y esto hará del 2015 un año mejor. ¿Por qué? porque irradiaremos amor.

¡Felicidades!

@yoinfluyo

mm@yoinfluyo.com


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar