La única encuesta que vale -la decisiva- es la que tiene lugar el día de las elecciones.
Han pasado noventa años. Varios posibles milagros son analizados a conciencia por la Santa Sede.