Le han tomado el pelo a José Antonio Meade, a Ricardo Anaya y a millones mexicanos entre los que yo también me cuento.
Esta será una decisión histórica no tanto porque se renueva el Poder Ejecutivo Federal sino más bien porque habrá de darse una decisión que afectará radicalmente el futuro de México.
¿Es posible que a más de cuatro décadas de su muerte le odie una generación de españoles cuya mayoría ni siquiera le conoció?
Si un candidato puede garantizar pan, trabajo, seguridad y progreso a los mexicanos ése es Ricardo Anaya.
Durante más de tres décadas, los mexicanos hemos luchado por la libertad frente a un viejo y corrupto sistema que había implantado una dictadura de partido.
Se produjo en España una moción de censura que dio como resultado la destitución del presidente de gobierno, Mariano Rajoy.
En la ciudad de Tijuana, se llevó a cabo hace días el segundo de los tres programados debates presidenciales.
La única encuesta que vale -la decisiva- es la que tiene lugar el día de las elecciones.
Han pasado noventa años. Varios posibles milagros son analizados a conciencia por la Santa Sede.