Lo cierto es que la polarización, como la propaganda negativa, funciona en campañas.
Ha sido evidente que López Obrador y la modernidad no se llevan.
Parece que José Antonio Meade ha cambiado la estrategia.
Las libertades hay que defenderlas por principio y a López Obrador le da por atacarlas
Por lo pronto habrá que esperar los resultados de las encuestas ya pasado el debate para ver si algo cambió más allá del humor de los candidatos.
Mal y de malas, la campaña de AMLO atraviesa una crisis que ha puesto en jaque la estrategia que estaban manejando.
Mientras más se acerca la hora de la votación y mientras más se está en posibilidades de ganar, habrá que cuidar más las palabras.
El proceso electoral está alcanzando alta temperatura, y las campañas son también el intercambio de acusaciones y señalamientos no sólo entre los candidatos y partidos, también entre la ciudadanía.
“Pero su hambre insaciable de poder ha convertido a este lobo audaz en un perro cobarde”.
Queda claro que, sin duda, los peores criminales para López Obrador, los que no tendrán perdón, son las personas que no piensan como él.
¿Cuáles serían las primeras acciones de gobierno de Andrés Manuel López Obrador?
Los candidatos a la presidencia anunciaron lo que harán, o más bien no harán, respecto a la lucha contra el crimen organizado y contra la corrupción.
Quienes antes le llamaban Frente Ciudadano, ahora le dicen Frente Opositor…