El éxito real, que podríamos definir como la felicidad personal, se paga con esfuerzo y estrategia, con amor y honestidad.
El país va a cambiar cuando los jóvenes tomemos las riendas del país y trabajemos por generar mayor justicia y paz, y dejemos de ser promotores de la cultura que tiene al país sumido en la ignorancia.