Todos somos perdedores de la historia y sólo seguiremos aquí hasta que los cazadores decidan dejar a las presas vivir.
La postmodernidad como movimiento cultural puede anotarse un logro que ninguna otra era se había anotado hasta nuestros días: el brutal asesinato de los grandes mitos.